23 JUN 2016

50 años de rock nacional: habla la nueva guardia (parte III)

Una vez más las nuevas bandas del rock local hablan del pasado, presente y futuro de la escena argentina
2545
Por Maxi Poter

Hace 50 años, Los Beatniks entraron al estudio a grabar el single “Rebelde” y, poco más tarde, Los Gatos Salvajes editaban su álbum homónimo; se dio comienzo así a lo que hoy conocemos como “rock nacional”. 

 

Para celebrarlo, en Generación B nos propusimos dejar de lado el revisionismo histórico de este medio siglo y abordarlo como eje para reflexionar sobre el presente y futuro de un arte que periodismo y público suelen poner en cuestión por diversos factores: desde la crisis de la industria discográfica y la carencia de espacios de difusión hasta la supuesta falta de nuevas figuras y exponentes con proyección internacional.

 

Para saber si es así, mes a mes reunimos a los más destacados artistas emergentes para conocer, de primera voz, qué sienten, qué opinan y cómo se ven a sí mismos y a sus pares quienes, potencialmente, son el futuro inmediato del rock argentino.

 

Se trata de un especial de entrevistas mensuales que se extenderá durante todo 2016, que ya tuvo una primera parte con Marilina Bertoldi, Roma, Sambara, Bestia Bebé y Surfistas del Sistema, y una segunda con Indios, Rayos Láser, Foxley, Reyes del Falsete y Utopians.

 

En esta oportunidad, reunimos a Ani Castoldi y Marina La Grasta (Ibiza Pareo), Mariano Belgrano (Maleza), Pepo San Martín (Científicos del Palo), Alejandro Álvarez (Barco) y Guido Venegoni (Tamesis).

 

Transcurridos 50 años de rock nacional, ¿qué opinión tienen sobre el estado actual de la escena local?

 

Ani y Marina: Creemos que el rock nacional está pasando por un muy buen momento. Hay muchas bandas emergentes conviviendo, muchos proyectos nuevos, con propuestas diferentes, búsquedas desde los sonidos, la producción y muy buenas canciones dando vuelta. Creemos que es rica esta multitud de voces y es un lindo desafío seguir creciendo haciendo buenos temas desde el corazón. Obviamente, al haber mucho, también es muy difícil crecer como banda y hay una sensación de que ciertos lugares ya están ocupados. Pero con trabajo y convicción se avanza. Sería buenísimo que mejoraran la difusión y la comunicación en la música, así aparecerían nuevos artistas que están luchando por poder compartir su música y tener un lugar en todo el país. 

 

 

Belgrano: Creo que el estado actual es caótico, cada vez más decadente, sumado a la falta de lugares donde se respete al músico como tal y no como un medio para engordar los bolsillos de los propietarios. Hay falta de apoyo por parte de municipios, está el manejo de “los mismos de siempre” en cuanto a difusión donde hay que “entregarse” a ellos, y se suma lo difícil que es tratar de ser y mantenerse independientes. Estos son los problemas y las miserias que tiene que soportar el músico. Como virtudes, rescato la fuerza y constancia que hay que mantener para sobrevivir activos; esas son las bandas a las que, a la larga, “algo” se les va a dar, conjuntamente con la calidad y el buceo musical y compositivo.

San Martín: En rigor de verdad, debo decir que la actual no es la mejor versión del rock nacional, dado que, a mí entender, no están surgiendo grandes canciones como en los 90, que es la época en la que transcurrió mi adolescencia y la que recuerdo con cariño. No ha habido un gran recambio desde ese entonces y, si bien no necesariamente me gustaban todas las bandas que sonaban en la radio, hay que reconocer que el nivel de las canciones era superior. Quizás el hecho de ser contemporáneo de esta escena me quite elementos como para verla en perspectiva, pero esa es mi sensación de lo que pasa hoy a nivel mainstream

Álvarez: Nosotros lo vemos floreciente. En lo que hay que seguir insistiendo, desde nuestra postura, es en la idea de romper con ciertas barreras. A un show de Barco viene gente de todos los palos, un pibe con remera de Callejeros, tal vez una pareja de 40 años, un grupo de chicos de 15 años o alguien bien rockero, y se copan, se abren un poco más a nuestro sonido, que no es 100% rockero. Nos gusta verlo y sentirlo cada vez más así; y no solo en nuestros shows.

Venegoni: Creo que se estancó la industria ante la falta de información que se les brinda a los artistas desde el principio de los tiempos del rock. Todavía es una gran incógnita para muchos la manera de llevar adelante una banda, y para otros es la clave de abarcar mucho en la industria. Por otro lado, la educación musical base, que debería darse en la escuela primaria y secundaria, no evoluciona y muchos chicos tienen 18 años y no conocen la música, ni siquiera la autóctona y su historia. La globalización, en cambio, vapuleada por los medios y grandes magnates, le dio versatilidad y posibilidades a todo el mundo de conocer música que jamás hubiese conocido. Por supuesto, el under a la cabeza del parakulturismo, siempre atacado por los gobiernos, y con la mejor calidad y versatilidad que se pueda ver y oír. Por otro lado, todo esto desemboca en el antiguo pensamiento colectivo argentino de que “hacer y estudiar música es un hobby”.

 

 

¿Se sienten parte de una generación de artistas, de un conjunto de músicos representativo de un momento del país? 

Belgrano: Sí, totalmente. Pertenecemos a una generación de vieja data ya, de los años dorados de los 80, donde comenzamos con THC con el movimiento reggae/rock y bandas como Los Cafres, Riddim, Todos tus Muertos, La Zimbabwe, y que rindió sus frutos en el tiempo ya que el movimiento reggae se instauró definitivamente en la escena local con peso propio, sin necesidad de ir como “adorno” en diferentes festivales. 

Álvarez: Creemos ser parte de una generación que aflora luego de Cromañón. Si bien la banda es de 2011, vimos bien el hueco que se generó, el vacío, el dolor y luego, de a poco, un renacer que sigue y debe seguir con nosotros, con los que vengan, con los que estaban, con todos.

 

 

Ani y Marina: Nos sentimos parte de una escena que hace mucho de forma independiente, que apuesta a un sonido diferente y que no le tiene miedo al pop ni al baile. Nos sentimos parte del mundo Geiser, que, como sello, está armando un escena muy interesante y diversa, nucleando bandas de todo el país y apostando a lo nuevo. Entre los artistas con los que nos sentimos pares podemos nombrar a Sobrenadar, Diosque, Joyaz, Aldo Benitez, entre otros.

San Martín: Nosotros somos medio autistas en ese sentido. Si bien tenemos contacto con muchas bandas, no hemos desarrollado una “hermandad” con ninguna. Nos vemos, nos hablamos y nos queremos con un montón de grupos, como Parteplaneta, Huevo, Sambara, La perra que los parió, Sig Ragga, Eruca Sativa, no hemos fomentado mucho la unión en términos de organizar cosas junto y demás. Es, quizás, un defecto nuestro, o simplemente es lo que nos tocó como humanos por nuestra naturaleza. Nos sentimos parte, lógicamente, de un pelotón de bandas que busca llevar adelante su proyecto y mantenerse en el camino.

 

 

Venegoni: Realmente, hicimos muchos buenos amigos y tenemos la aceptación y el respeto de muchos colegas, de los cuales nos sentimos pares. Parte de Tamesis lleva adelante una organización de blues, con el fuerte en un jam, que se llama Blues en Movimiento, y muchos disfrutan de ella. Cualquier banda que enfoque su sonido de los 70 para atrás tiene que ver con Tamesis.

¿Qué artistas creen que pueden tener un lugar destacado en la escena nacional en los próximos años y por qué? 

San Martín: Las bandas que más me gustan distan bastante de lo que hacemos, como Rayos Láser y Francisca y los Exploradores, que son más “poperas” y tienen canciones que puedo tararear y silbar. Espero que, en el futuro, tengan su lugar en las radios y la gente consiga acceso masivo a su obra. 

Ani y Marina: Indios viene creciendo y consolidándose cada vez más fuerte. También Diosque, y ya estamos ansiosas por que saque un nuevo disco. Francisca y los Exploradores tienen un sonido muy fresco y muy clásico a la vez. Estos grupos están enfocados en hacer buena música y  se dedican con mucha fuerza a sus proyectos. Eso nos parece vital, suenan sinceros y poderosos. Ojalá que suenen por todo el país y por toda Latinoamérica. 

Belgrano: Hay muchas bandas que van a dar que hablar. Personalmente, me gusta mucho Sig Ragg; creo que son de las pocas con una innovación constante y una calidad musical y escénica sorprendente.

Venegoni: Hay grandes artistas, pero es una incógnita; el veredicto lo da la gente con su apoyo y asistencia. Y hay otro juicio que lo dan los medios, sin necesariamente ser convocante o exitoso. Muchas bandas son “el tema del año” sin llevar 200 personas siquiera a su show. Así que todo es raro y relativo. 

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter