20 SEP 2017

A 20 años de El Último Concierto

El 20 de septiembre de 1997, Soda Stereo se despidió en el estadio de River
1369
Por Marcelo Fernandez Bitar
Fue el inicio de una tristeza que duró diez años, hasta el anuncio de una inesperada reunión. El 20 de septiembre de 1997 fue una fecha amarga para los fans de Soda Stereo, porque fue la despedida de la querida banda que marcó a fuego al rock de toda Latinoamérica.

La noticia se conoció el 1° de mayo de ese año,  por medio de un escueto comunicado que apenas decía: “Soda Stereo confirma su separación, resuelta de común acuerdo. Pronto se anunciará la fecha de realización, en un estadio de la ciudad de Buenos Aires, del último show en la carrera del grupo. Firmado: Gustavo Cerati, Zeta Bosio, Charly Alberti”.

Según Zeta: “La despedida pública tiene que ver con la idea de cerrar un ciclo. Yo nunca pensé que Soda pudiera llegar a disolverse. Siempre creí en la fuerza y el equilibrio, pero el tiempo pasa y modifica todo a pesar de lo que uno se propone. En nuestro caso, más que unir o afianzar, el tiempo hizo que las cosas se desgastaran”.

Las fechas de la despedida en vivo comenzaron a tomar forma concreta en junio y se fueron anunciando en cada país de la gira. En el medio de los ensayos en su sala, aceptaron sumarse a un tributo a Queen y grabaron una versión de Some day one day, que resultó ser la última canción registrada por el grupo en estudios. Poco después, mudaron los ensayos al rock club Dr. Jeckyll, en Monroe casi Cabildo, donde ahora hay un supermercado.



El debut fue en el Palacio de los Deportes del DF mexicano, el 30 de agosto, y el 2 de septiembre tocaron en el auditorio Coca Cola de Monterrey. Los primeros shows fueron un poco tensos, pero aparecieron detalles que luego se fueron repitiendo para acentuar el clima de despedida, como el descorche de champagne al final de cada recital.

Después del concierto en Venezuela, el 6 de septiembre en el estacionamiento del estadio Poliedro de Caracas, llegó el turno del estadio Nacional de Santiago de Chile el sábado 13, ante 75 mil personas. Un récord de convocatoria artística en el país, superando a un histórico show de Silvio Rodríguez en los comienzos de la democracia chilena.

En Argentina, “El último concierto” fue uno de los grandes hitos en la historia del rock local: un total de 70 mil personas lo ubicó en la categoría de los shows más multitudinarios del país, mano a mano con el cierre de la gira de Amnesty International de 1988 (con Bruce Springsteen, Sting y Peter Gabriel) y las presentaciones de Elton John, Guns N’Roses, Paul McCartney, Michael Jackson, Madonna, Rolling Stones y Ramones. Hasta esa fecha, la única banda argentina que había llenado River había sido Seru Girán.



Aquella noche del 20 de septiembre, tras las actuaciones de los grupos invitados (Avant Press, Santos Inocentes y Tumbas), Soda subió al escenario de River a las 22:35. Las luces del estadio se apagaron por completo y se proyectó un video de dos minutos llamado “Ecos”, que mostró una emotiva sucesión de fotos de la historia de la banda. “¡Llegó la hora -gritó Gustavo- el minuto, el segundo, el instante! Supongo que tienen sed. ¡Soda Stereo, Buenos Aires, Argentina!”. Arrancaron con los acordes de La ciudad de la furia y la pregunta “¿Están preparados para una noche larga?”. El estadio entero estalló en una ovación: “¡Soda no se va!”.

La escenografía de Eduardo Capilla se basó en un inmenso telón blanco de fondo, que podía ser bañado por luces plenas o recibir proyecciones. La lista de temas siguió con hits como El rito, Hombre al agua, Es el séptimo día, Canción animal y Planeador, que tenía un efecto visual impresionante, con más telas y telones al frente.

Las canciones integraron bloques temáticos: sensual, festivo, trance e intimista. En un momento, después de enganchar Luna roja llegó Zoom y Cerati sacó una mini-filmadora digital y se excusó diciendo: “Es una obviedad, ¿pero qué se puede hacer sino filmarlos?”. Pasaron Juegos de seducción, Corazón delator, Sueles dejarme solo y Paseando por Roma. En Lo que sangra (La cúpula) se sumó Andrea Álvarez al elenco estable de tres músicos invitados: el tecladista Tweety González y los multiinstrumentistas Axel Krygier y Alejandro Terán. También pasaron por el escenario integrantes de otras épocas de la banda, como Richard Coleman (Sobredosis de TV), Daniel Sais (Corazón delator) y Fabián Quintiero (Persiana americana).



Hacia el final, Cerati confesó en público: “Cuando empezó esto, en el primer show en México, me preguntaba si realmente valía la pena, pero a través de ustedes encuentro la explicación de todo. Gracias. Estoy muy contento”. Charly Alberti, por su parte, agradeció con un: “Gracias por estos catorce años de felicidad”.

A casi tres horas del inicio del recital, el cierre llegó con Primavera 0 y el hit De música ligera, donde el cantante dijo las históricas palabras: “Tengo una buena canción para cantar... a ver... Y no solo no hubiésemos sido nada sin ustedes, sino con toda la gente que estuvo a nuestro alrededor desde el comienzo; algunos siguen hasta hoy. Nos vemos pronto, de otra forma, de la forma que sea”. El remate, justo antes del último acorde, fue con la hoy famosa frase: "¡Gracias totales!".

Un dato especial de “El último concierto” es que se preparó la posibilidad de poder verse a través de Internet. La enorme cantidad de visitas (más de 100 mil conexiones) superó todos los cálculos y el servidor se vio desbordado, pero fue un hito tan grande que la gente de Microsoft llamó a Charly para felicitarlo.
 
Tras el final del concierto, ya en camarines, el cantante y guitarrista resumía una sensación ante quienes tenía cerca: “Primero aprendimos a tocar, después a conectarnos con la gente y hoy aprendimos a despedirnos”.



Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter