21 JUL 2015

Andrés Calamaro: milonga de un trovador con Bob Dylan

En exclusiva, El Salmón habla de su show en San Sebastián, de música y proyectos
3889

por Bebe Contepomi, Carlos Iogna Prat y Sebastián Grandi

 

Para un artista de estas latitudes, que te llamen para abrirle un show a Bob Dylan puede significar la cumbre de una carrera, incluso la señal de una conexión entre la música de la estrella central de la noche y su show de apertura. Pero que esa oportunidad pase dos veces, ya es algo para destacar y prestar atención. Andrés Calamaro vivió lo que casi nadie en el mundo: tener la oportunidad de abrir para uno de los músicos más importantes de todos los tiempos, luz y faro de la historia grande del rock and roll y que, gracias a su personalidad, es mucho más que una estrella difícil de alcanzar. Este año Dylan volvió con un disco donde canta los clásicos de Frank Sinatra y encaró una gira global -otra más- donde el mundo vuelve a rendirse a sus reinterpretaciones de los clásicos y redescubre a un artista en plenitud. En semejante contexto, el dato de que Calamaro toque en la misma noche de San Sebastián, en España, hace que por un momento detengamos todo para hablar con él sobre semejante experiencia. Esta gira no encuentra a Calamaro de brazos cruzados, sino más bien activo Porque una vez puede ser, pero dos nos hace preguntar si no será Andrés Calamaro, tal vez, el embajador cultural más importante que proyecte la Argentina en estos tiempos. Hablamos con él de esa noche, del futuro y de música, que es lo segundo más lindo después de escuchar canciones. 

 

Supimos que te sorprendiste por la respuesta entusiasta del público en la previa de un show de Dylan ¿creés que el público sintió la comunión entre tu música y la de él? 

A veces el publico del North Country resulta tibio y un exigente paladar de cine y música, pero encontramos muy buen ambiente y gente que nos había venido a ver a nosotros especialmente. De momento es nuestra única actuación del año en España y había muchas camisetas nuestras. Nos recibieron muy bien y nos aplaudieron mucho. Siempre esta el publico de Dylan que lo sigue a todas partes, son tan fieles que ya me vieron en 1999, eso nos convierte en antiguos compañeros de carreteras. También sorprendimos un poco con nuestra propuesta de ambición armónica en los instrumentos y en el repertorio.

 

Después de tantas giras y conciertos, ¿hay nervios antes de un show como aquel de San Sebastián? ¿Elegiste un repertorio especial para la ocasión?

Elegimos un repertorio, evaluamos unas cuantas canciones y finalmente elegimos La Libertad, Siete Segundos, Garúa (Aníbal Troilo), Milonga del Trovador (Piazzola), El Compositor no se Detiene (Nebbia), Los Aviones, Mi Enfermedad, Estadio Azteca y Paloma. Ensayamos más cosas pero finalmente elegimos este repertorio a efectos del tiempo y de lo consideramos criterioso para ejecutar. Tocamos tranquilos y disfrutamos de un concierto sin incidentes de ningún tipo, sonamos bien y nos escuchamos bien. Lógicamente, espero los compromisos con ansiedad nerviosa, con suerte esta se diluye en los primeros compases de la primer cancion.

 

¿Cómo fueron los ensayos de cara a ese show? 

Muy buenos. Nos tenemos que controlar para no echar demasiada inspiración en los ensayos. Ensayamos dos veces en Buenos Aires con Germán, que vino a Madrid para ensayar con Julián, después me sume por una semana para establecer el repertorio y el rango instrumental. La última semana ensayamos con Antonio Serrano en armónica. 

 

¿Qué recordás de la gira anterior de 1999?

Creo que recuerdo todo. Todo menos aquello que haya olvidado. No la recuerdo como mi mejor gira, fuera del episodio de girar sostenidas veces con un artista universal tan importante. Aquella vez se estableció una rutina y esta vez fue apenas el honorable evento de abrir para BD y en San Sebastián, sin las historias que permite una cierta continuidad. Aquella vez tocamos nuestro repertorio con guitarras y coros, ahora fuimos con piano, guitarra y el extraordinario Antonio Serrano en armónica.

 

Los últimos discos de Bob Dylan lo pusieron otra vez en boca de todos y hasta en la cima de los rankings compitiendo con los artistas pop de moda ¿Cuál creés que la clave de su vigencia? ¿Puede él acercarle a las nuevas generaciones la luz de Frank Sinatra como hizo en su último disco "Shadows in the Night"?

Él es su propio testamento vivo. No creo que esté captando nuevo público para Sinatra, pero si está en momento vocal de alta sensibilidad y complejidad, seguramente inspirado por el repertorio de Shadows que canta muy bien. Está ofreciendo conciertos de arte. Sin guitarras minimalistas y más enfocado en interpretaciones vocales profundas. No da concesiones a repertorios mas complacientes, e interpreta dos canciones del ultimo disco. En esta parte de la gira dividía el concierto en dos mitades con un intervalo de veinte minutos. Las luces muy elegantes y amarillentas, iluminaban desde grandes focos de cine antiguos. La banda vestía de uniforme rojo y, en San Sebastián, ofreció un concierto de profundidad, concentración y verdad. Con una dinámica pensada para que el canto encuentre espacio y llegue con claridad sonora al publico. El ultimo disco es emocionante y las dos canciones que eligió gustaron mucho y fueron dos picos emotivos muy aplaudidos. El hizo un repertorio críptico, con versiones alejadas de los originales y tocó bastante el piano. En lo escénico fue el concierto mas elaborado que vi de BD, con una progresión de luces cambiante. La gente estaba feliz y emocionada, nada que ver con esos conciertos donde el publico parece despistado y distraído.

 

 

Una vez cuando cuando alguien dijo que “era fanático de Bob Dylan” vos respondiste "fanático de cuál Bob Dylan? Hay muchos Bob Dylans"... Creemos que también hay muchas Andrés Calamaros en uno... ¿Cuál es el Andrés actual?

Ya no soy fanático, ahora mismo es un término que ya no se ajusta con mi personalidad. Siento que termine un ciclo de dos años de grabaciones, ensayos, giras y muchos viajes. Lo empezamos con la grabación de “Bohemio” y los ensayos. Antes de publicar el disco ya estábamos de gira, tocamos de Tierra del Fuego hasta Monterrey, dos meses en España y volvimos a México con Enrique Bunbury el año pasado. Publicamos dos discos en vivo: “Jamón del Medio”, grabado en el Estado Español, e “Hijos del Pueblo”, grabado en México con Enrique. Además del DVD LIVE “Pura Sangre” y la reedición de “Sin Documentos” que suma un concierto inédito de Los Rodríguez en Madrid. También colaboré en la reedición de mas discos del catálogo, con especial cuidado en la edición de vinilo de “Alta Suciedad” que adaptamos al tiempo de los discos con Joe Blaney. Y la película de Leo Damario que es una interesante versión visual del universo Bohemio, que presentamos oficialmente en la Cineteca de Coyoacán, en el DF. Estar girando y terminando discos es complicado porque hubo que elegir mucho, escuchar e involucrarse en detalles de la gráfica, los créditos, el audio y el contenido musical. Para hacerlo todo tuve la inestimable ayuda de un formidable equipo de diseñadores, ingenieros de mezcla y master, German y David en Dro. En el ultimo verano me comprometí con el libro (Paracaídas y Vueltas) que era un asunto que veníamos dilatando desde hace dos años. Escribí, corregí, elegimos los textos y el índice sumario para darle la forma literaria que tiene. Este año tocamos en dos festivales, grabé varias cosas dentro del conjunto de las colaboraciones, viaje para promocionar el libro y volví al ejercicio de la fotografía no profesional. 

 

En 2014 editaste en CD, en vinilo, en DVD, un película y preparaste un libro que salió este año. ¿Qué falta? ¿El formato sigue importando? ¿Estás disfrutando de la música en streamming?

Me falta que más gente lea el libro, vea la película y escuche los discos. Sin dudas fue un bombardeo de artículos culturales. Respecto a las formas de escuchar música, no rechazo ninguna. Encuentro inspirador un buen vinilo de jazz a la mañana y no tengo dramas con las plataformas digitales de música rápida. Para buscar un disco y escucharlo inmediatamente, las plataformas son prácticas y suenan bien. 

 

Has recorrido América Latina varias veces. ¿creés que el rock argentino puede volver a conquistar el continente? ¿Qué falta para que eso suceda? ¿Cuál es el rock de la América hispana que más crece a tu criterio? 

No conozco los movimientos musicales en cada país de América. Somos un continente muy musical y deberían estar pasando muchas cosas. México es un continente en sí mismo. Seguro que hay buena música en todas partes, es imposible que América se seque de música. Tampoco me importa si Argentina es líder del rock en castellano. Creo que en nuestro país hay cosas ocurriendo en el nivel local. Algunas bandas van a expandirse al continente y otras no. Son ciclos.

 

¿Estás trabajando en nuevas canciones?

Escribí para “Canción de Amor de un día”, la mega obra de Javier Corcobado. Diez minutos de canción para una construcción musical de 24 horas de duración. De momento estoy escribiendo veinte renglones por día para ejercitar el músculo literario.

 

Tantos canales, tanta información, tantas redes, tantas voces, ¿le quitan tiempo al placer de escuchar o hacer música?

Aunque no soy un hombre demasiado ocupado, entiendo que es complicado encontrar un momento para escuchar música tranquilos. Las nuevas costumbres digitales quizás nos resten más tiempo y muchos encontrarán en el automóvil el tiempo y el espacio para escuchar música. Yo prefiero escuchar cuando me despierto, preferiblemente a la mañana y desayunándome con un termo de mate amargo. Casi siempre son discos de jazz. 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter