11 JUN 2016

Babasónicos en el Ópera: el poder de las canciones

La banda arrancó la serie de shows con los que celebran sus 25 años con una nueva propuesta musical
1440
Por Sebastián Grandi

Cuando Babasónicos presentó su disco “Impuesto de Fe”, los integrantes de la banda hicieron varias alusiones al hecho de que este proyecto les había llevado más trabajo que hacer un disco nuevo. Desarmar las canciones, decían, era un tarea enorme que requirió un esfuerzo especial para después volver a construir una propuesta diferente. El espíritu era la realización de Desde Adentro, un formato inexplorado propuesto por la discográfica y que los obligaba a trazar los parámetros creativos desde donde montar el disco. A la par de este desafío, el grupo cumple 25 años en la ruta, lo que los puede obligar -o no- a una revisión de su obra. 

 

Aquel primer show fue en México. Se grabó en un amplio estudio y la banda armó su set en un círculo con Adrián Dárgelos en el centro y el público repartido entre los músicos. El aspecto visual era una de las patas del plan y Babasónicos cuidó todos los detalles. El resultado fue un disco de nuevas versiones de sus clásicos con dos canciones nuevas, todas en un tono íntimo y despojado, aunque alejado del estereotipo de los clásicos formatos unplugged que se popularizaron de la mano de MTV. 

 

De cerca, Dárgelos se luce en escena (foto de Iván Pinto)

 

Ahora Babasónicos comenzó a presentar este proyecto al público. Lo hizo este viernes 10 de junio y la saga seguirá a lo largo de cuatro fechas en el Teatro Ópera de la avenida Corrientes los días 11, 12 y el 16 y 17 de agosto. Los shows de este fin de semana están agotados. Luego se irán de gira por la Argentina y América Latina.

 

Si la banda tuvo que trabajar para desarmar su música, entonces el público será exigido a que haga su parte y reconozca esos clásicos con sus nuevas caras. Donde antes estaba el habitual impacto visual en un show de Babasónicos, ahora hay sobriedad. Donde había baile, saltos, pogo, ahora hay atención a la música. El cambio es para todos, y tal vez Adrián Dárgelos dimensionó el efecto cuando al tercer tema interrumpió su silencio entre canción y canción para manifestar un “los imaginaba más ruidosos”. No es que faltaran razones para estarlo: es que desencajarse en ese contexto hubiese estado fuera de lugar. 

 

El set repasó todas las canciones de “Impuesto de Fe”, que recorre básicamente lo mejor de su repertorio post 2001 y algunos temas de etapas anteriores como Natural y el arrasador medley final de Zumba/Yoli/Viva Satana/La Roncha. El público reaccionó con alegría frente a los estrenos Vampi y El Maestro. Formados en un semicírculo (casi amontonados si pensamos en los grandes escenarios en los que habitualmente tocan) los siete músicos se brindan a un público que en el marco del Ópera los tiene casi al alcance de la mano. Apenas una vez Dárgelos abandona su lugar natural para cerrar Camarín desde el pullman para éxtasis de los de las filas superiores. 

 

Otro plan, sentados para tocar y escuchar (foto de Iván Pinto)

 

Es probable que Babasónicos haya querido reinventarse sobre la base sólida de su propia carrera. El riesgo artístico es despojar las canciones y mostrar su poder melódico, aquello que las hace irresistibles para los fans de buena parte de América Latina. En el contexto del Ópera, además, se da la posibilidad de disfrutar la versatilidad de Dárgelos como cantante y showman y de Diego Uma como multi instrumentista, además de la habitual solidez del resto de la banda que completan Mariano Roger, Diego Castellano, Diego Tuñón y los músicos Tuta Torres y Carca. El formato llamado Desder Adentro llegó a Buenos Aires para que se pueda entrar en el corazón de una de las bandas más versátiles de la escena argentina. 

 

 Babasónicos Desde Adentro y desde atrás (foto de Guido Adler)


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter