06 MAY 2019

Barco: “Queremos transmitir frescura y dejar abierta la imaginación del que escucha”

En entrevista con Generación B, Alejandro Álvarez revela el camino que instaló a la banda en la escena porteña.
238
Por Natalia Sarramone
Barco supo forjar un sonido con identidad propia, dos grandes discos de estudio y cientos de shows que los hizo parte de lo mejor de la escena indie porteña. Este viernes 3 de mayo vuelve a tocar en Niceto Club, esta vez compartiendo cartel con Un Planeta, para repasar su discografía y estrenar nuevas canciones.
 
Alejandro Álvarez compone los temas de Barco y pone su voz y su guitarra, Francisco Álvarez la batería, Justo Scipioni el bajo y Ramiro Cremona los sintetizadores. Juntos llevan ocho años desarrollando una lírica propia y saltando con estilo las vallas de los festivales, el corte de tickets, las giras por el interior y los desembarcos en México.
 
- Alejandro, ¿cómo nace y crece tu relación con la música antes de Barco?
 
- Con mi hermano Fran, el batero de la banda, venimos de una familia musical, madre cantante lírica y padre baterista de grupos como Suéter y Los Twist. Nos criamos viéndolo tocar la batería. Si bien cada uno era de un palo distinto, la relación musical dentro de la casa convivía, había de todo, música clásica, jazz, rock and roll.
 
- ¿Creés que hay cosas que te dejaron tus viejos que hoy vemos en las canciones de Barco?
 
- La verdad puede ser, un poco en las melodías. Todo lo que hacía mi vieja lo hacía cantando, siempre que la cruzábamos por la casa estaba cantando. Y mi viejo tocaba la batería literalmente todo el día. Suéter, Los Twist, tienen unas bases de batería y de bajo bastante ochentosas. Y en nuestro primer disco se nota bastante esa influencia, con los bombos y los bajos al frente.
 
- ¿Cómo nacen las primeras canciones de Barco, allá por 2011?
 
- Arrancamos con Dieguito Luchini, nuestro primer baterista. Nos juntábamos a hacer unas canciones medio delirantes, unos choclos rarísimos en computadora y máquinas de ritmo. Y un día dijimos “bueno, ésta tiene formita de canción”, le encontramos un estribillo, y ahí nació el EP Ultraliviano. Y empezamos a hacer más canciones, con estribillo, con una duración más o menos radiable.
 
- Barco tiene una identidad muy marcada que sin dudas los llevó lejos. ¿Alguna vez premeditaste el estilo que querías lograr? ¿O simplemente se te dio naturalmente al componer?
 
- No, componer siempre ha sido como una vomitada natural. Nunca fue “bueno, ahora vamos a usar sintetizadores porque la moda lo dicta”. Todo bien con las modas igual, a mí no me molestan, pero no es el caso. Creo que está hecho muy de corazón y no tanta cabeza, es más bien un envión, un “suspiro del alma”.
 
- Los temas de Barco transmiten un tinte alegre y relajado, pero las letras son más bien profundas y hasta oníricas. ¿Te sentís identificado con eso?
 
- Sí, pasa que también las letras no están muy pensadas. Es un poco lo que entra en la melodía, y si es una frase linda que no tiene mucho que ver con la historia de la canción, también la usamos. Es llevar la lírica, o lo poético o lo pseudo-poético a un plano más de interpretación musical y melódica. Pocas veces llegamos a hacer una música sobre un texto, casi siempre es al revés.
 
- ¿Buscás sentirte de esa forma a la hora de componer?
 
- No sé, la verdad. Todos los días hay una ansiedad distinta, una calma distinta. Como decimos en una canción nuestra, todos los días hay tristeza y alegría. Lo que queremos transmitir es la mayor frescura posible, que el que escuche diga “ah, no estuvieron un año encerrados componiendo esto”, que tenga inmediatez y hasta errores. Estoy a favor de la cosa no perfecta, de dejar abierta la imaginación del que escucha.
 
- Con tantas bandas que buscan un mismo sueño, con el boom de la tecnología y de las redes sociales, ¿cuál creés que fue el gran pequeño paso que los llevó a instalarse en la escena?
 
- Es verdad, hay muchas bandas, una gran escena que yo personalmente disfruto, me divierte y aprendo. Y en nuestro caso el primer disco nos abrió muchas puertas. En un momento de auge de los singles, nosotros apostamos por hacer un disquito de veinte minutos que se sintiera como un gran single pero que a la vez fueran siete canciones distintas. Y nos encontramos con mucha gente que se había copado y en una caminata de 15 cuadras había escuchado el disco completo. Eso fue un gran abrazo.
 
- ¿Qué preparan para el show de mañana en Niceto? ¿Habrá nuevas canciones?
 
- En el show de mañana vamos a presentar el single “Millonarios” que hicimos con Cucho Parisi y vamos a adelantar algunos temas del próximo disco, Costa brava. Lo grabamos en marzo y va a salir entre agosto y septiembre. El primer corte va a salir cuando estemos en México, se llama “Pensamiento para dos” y tiene la participación de Anita Álvarez de Toledo.
 
- ¿Cómo se dieron las giras en México?, ¿cómo los reciben cuando van?
 
-La gente es divina, muy macanuda, muy cálida, creo que por eso estamos volviendo por tercera vez en un año. Nos encontramos con gente que tenía nuestras remeras o nuestros discos o que iba a los shows a cantar las canciones, lo cual es una caricia al alma. Y tenemos la idea de volver en octubre, de ir también a Chile, a Costa Rica, a Perú, a El Salvador. Así que metiéndole mucho pensamiento positivo a todo este año, con un Barco que quiere todo el tiempo estar en movimiento.
 
 
 
 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter