24 JUN 2016

Brexit: el impacto en la música

La salida del Reino Unido de la Unión Europea genera una crisis en la industria musical. La opinión de los artistas ante el resultado del plebiscito
1483
Por Maxi Poter

La decisión popular de que el Reino Unido ya no sea parte de la Unión Europea (UE) proyecta una enorme sombra de problemas e incertidumbres sobre la vida política, social y económica del país. Y, claro, también lo hace sobre la actividad musical.

 

La industria de la música es uno de los sectores más pujantes de la economía de las islas, al punto que algunos reportes señalan que su crecimiento es superior al del PBI del país. Según información publicada por RT, el 17 por ciento de los álbumes que se venden en Alemania, Francia, Suecia, Italia, España y los Países Bajos corresponden a artistas británicos. Para la BPI, entidad equivalente a nuestra Capif, la cifra es mayor: en 2015, el 25,9 por ciento de todos los discos comprados en Europa eran de artistas de nacionalidad. Sí: uno de cada cuatro.

 

Por lo pronto, la medida de abandonar la UE traería grandes complicaciones comerciales y logísticas. Los músicos no podrían viajar tan fácilmente como lo hacen hoy, ya que requerirían de visas de trabajo, y se encarecería el transporte de equipos, lo cual impacta directamente en la organización de giras y festivales.

 

Otra de las consecuencias está vinculada al turismo musical. Miles y miles de personas visitan Londres y otras ciudades británicas para asistir a conciertos todos los años. De acuerdo con RT, en 2014 esto supuso beneficios por 4.500 millones de dólares para la economía británica, un negocio que ahora podría verse muy reducido.

 

En los sellos discográficos, la alarma ya estaba encendida desde hace trato. “Una victoria del Brexit sería un desastre económico, político, social y cultural para todos nosotros”, dijeron en una carta conjunta que urgía votar por la permanencia, firmada por los capos de Beggars Group y Universal Music UK, según reveló Billboard.

 

Desde la BPI se mostraron preocupados por el efecto de este portazo que “traería grandes implicaciones para el negocio musical, que anualmente brinda unos 5.500 millones de dólares al gobierno por ventas al exterior”, destaca NME. Dos tercios de los integrantes de la BPI se oponían al Brexit, según un relevamiento interno de la organización.

 

“Como cualquier otra industria, necesitamos de un ambiente macroeconómico con crecimiento y confianza, y la incertidumbre alrededor del Brexit no ayuda en lo más mínimo”, le dijo Geoff Taylor, directivo de la BPI, a Billboard. Según el ejecutivo, una de las mayores preocupaciones para los sellos británicos es que, si el país abandona la UE, ya no se verá beneficiado por las leyes de copyright de la Unión y no tendrán voz en la Comisión Europea en materia de regulaciones de derechos, especialmente en momentos en que hay planes para crear un mercado digital único a lo largo de Europa.

 

Como era de esperar, la mayoría de los artistas se manifestaron en sus respectivas redes sociales en desacuerdo, consternados y con mucha bronca por esta decisión. “Odio este referéndum porque transforma una pregunta tan insondable en El señor de las moscas”, dijo en su cuenta de Twitter el actor y músico Hugh Laurie, quien completó: “Felicitaciones exiters. La marcha atrás es hacia el costado y abajo, suave con el embrague”. Por su parte, Liam Gallagher señaló: “Paren al mundo, yo me bajo”.

 

“Tengo el corazón muy, muy pesado hoy. Para mí, la democracia nos ha fallado, porque estábamos mal informados”, declaró en un concierto el cantante de Blur, Damon Albarn, que agregó: “Y quiero que todos sepan que, cuando nos vayamos de aquí, podemos cambiar esa decisión. Es posible”. 

 

Ed Simons, la mitad de The Chemical Brothers, dijo sentirse “incrédulo, triste, temeroso y enojado” y agregó: “Increíbles escenas de viejos estúpidos que proclaman una victoria mientras sus ahorros, pensiones y propiedades desaparecen. Idiotas”.  

 

Johnny Marr tuiteó: “Nunca estuve más feliz de estar en la minoría. Nadie nunca dijo que la mayoría sabe lo que está haciendo. Más razones para que el resto de nosotros nos mantengamos unidos”.

 

Brian Eno escribió en su Facebook: “Tengo muchos recelos sobre la manera es que se administra la UE, pero no hacen que quiera descartar la idea por completo. Siento que la UE es una de las pocas restricciones para esa clase de fundamentalismo de mercado neoliberal que vio crecer la desigualdad en todo el mundo”.  

 

Menos analítica, pero mucho más clara, fue Lilly Allen, que en su Twitter publicó: “Bueno, millenials, estamos realmente, pero realmente jodidos”. Las palabras no podrían ser más certeras si se tiene en cuenta que este abandono no fue una decisión de los jóvenes. Según publicó NME, el 75 por ciento de los votantes de entre 18 y 24 años eligió la permanencia. 

 

Una vez más, otro país que hipoteca su futuro. Suena a canción muy vieja y repetida.


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter