24 ABR 2015

Canciones inspiradas en libros

De Soda Stereo a Led Zeppelin, muchas veces la literatura inspira al rock
4412
Por Carlos Iogna Prat

 

Tanto la literatura como el cine son fuentes de inspiración constante para los compositores. Cada uno de ellos carga con la difícil tarea de ponerle letra a sus melodías.

A lo largo de la historia de la música, y también dentro del rock, fueron varios los artistas que descubrieron un mundo muy especial en distintas obras literarias y que marcaron un camino a la hora de darle vida a una canción.

 

Algunas de estas historias son conocidas, pero otras no. Por ejemplo, Led Zeppelin tomó varios de los relatos de la literatura de J.R.R. Tolkien, la pasión de Robert Smith por Albert Camus y su libro “El extranjero” lo llevó a componer el tema de The Cure, “Killing an arab” o el mismísimo Sting, con pasado de profesor, se animó a escribir Don’t Stand So Close To Me – un supuesto romance entre una joven estudiante y su maestro- durante su época en The Police donde en su letra hacía referencia al libro “Lolita”del ruso Vladimir Nabokov.

 

 

Si buscamos a lo largo de la trayectoria del rock argentino también podemos encontrar algunos casos. Luis Alberto Spinetta se basó en el poeta francés Antonin Artaud para darle nombre a su gran disco en la etapa final de Pescado Rabioso.

 

Vox Dei tomó el gran desafío de interpretar en 1971 la Biblia, el primer gran trabajo conceptual de nuestro rock. Charly García no lo dudó y demostró toda su creatividad para hacer referencia a la última dictadura militar con el recurso de las metáforas en “Alicia en el país” en su época de Seru Giran en referencia a la obra de Lewis Carroll.

 

Al separar la banda, García le dio vida a su trabajo “Pubis Angelical” inspirado en Manuel Puig que también fue llevado al cine bajo la dirección de Raúl de la Torre.

 

Ya en los ´80, dentro de un estilo punk, Los Violadores le dieron vida al tema  “Uno, dos, ultraviolento”, en el disco “¿Y ahora qué pasa, eh?”, en referencia a “La naranja mecánica” del escritor británico Anthony Burgess. La canción cuenta con términos propios del libro.

 

Gustavo Cerati tomó el cuento “Corazón delator” de Edgar Allan Poe para darle vida a un tema que lleva el mismo nombre y que forma parte del disco “Doble Vida” (1988). Aquel personaje que no soportaba la mirada de una persona que tiene un ojo enfermo y que decide matarla y esconder los huesos bajo un piso de madera.

 

 

Cuenta la historia que Andrés Calamaro se inspiró en “Dos Romeos”, del álbum “Nadie sale vivo de aquí” (1989), en la novela Brothers of the Head, de Brian Aldiss.

 

A lo largo de su carrera, tanto con Los Caballeros de la Quema como solista, Iván Noble se sintió atraído a la hora de componer por algunos escritores como Charles Bukowski y Arthur Miller, entre otros.

 

Manuel Moretti dejó en claro su admiración por la obra de Rimbaud, titulando con su nombre a uno de los temas del disco "El costado izquierdo" (2012).

 

Bersuit Vergarabat cuenta con el tema “Vuelos” basado en el libro de Horacio Verbitsky que cuenta sobre la dictadura militar y los vuelos de la muerte.


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter