23 FEB 2017

Cómo es “Random”, el nuevo disco de Charly García

Detalles del nuevo álbum que sale a la luz mañana
2566
Por Natalia Sarramone
Mientras nadie sabía bien en qué andaba Charly García el último tiempo, estaba componiendo y grabando un disco. “Random” es un álbum totalmente nuevo, con diez canciones de su autoría y composiciones que demuestran que la inspiración sigue intacta. Una visión del mundo que vale la pena leer y oír, una leyenda viva de nuestro rock nacional que continúa haciendo historia y en fin, qué más decir: un genio.
 
 
Charly es voces, pianos, teclados, guitarras eléctricas y acústicas, bajos, Ipads, baterías electrónicas, samplers, loops, programaciones… Pero además, Rosario Ortega lo acompaña con las voces, Fernando Samalea con la batería y la percusión, y en algunas canciones Kiuge Hayashida Soiza con guitarras eléctricas y Antonio “Toño” Silva con batería. El arte y los dibujos también son de Charly, y el disco está dedicado a María Gabriela Epumer, quien fue guitarrista de su banda, y al Negro García López.
 
 
El primer tema del disco es el que ya todos conocemos, el que salió solito la medianoche del 6 de febrero para que el mundo del rock pare la oreja y se haga historia. Charly volvía y eso no era poca cosa. Pero además, La máquina de ser feliz estaba alucinante. Melodías e instrumentos que se unen gloriosamente, y una áspera voz intactamente llena de cicatrices. “Hay tanta gente sola”, nos recuerda García conmovido por los años, intentando entender la felicidad (como todos, quién no quisiera tener una máquina de ser feliz).
 
 
El segundo tema es Ella es tan Kubrick y cuenta una historia: “Ella es tan chica, tan drogadicta, ella no sabe mucho más que hacer”. En un video que se emitió durante la escucha del disco, en el que Charly dijo unas pocas cosas, aclaró: “¿Saben quién es Kubrick? Traten de averiguar”. Stanley Kubrick fue uno de los directores de cine más influyentes del Siglo XX. Y la canción hace referencia a la película “Lolita”, la historia de un hombre obsesionado sexualmente con su hijastra de 14 años. En el film, Lolita se fuga con un muchacho ligado a Hollywood, y es por eso que el estribillo dice: “Ella es tan Kubrick, si la descubren, sería una estrella de primer nivel”.
 
 
La juventud es un tema que podría enlazar a todo el disco. Primavera tiene una guitarra en primer plano y un par de referencias al estado de Charly: “Porque siempre estaré pronto a renacer, porque hoy yo estoy más joven que ayer”. Rivalidad es el que le sigue y pinta para hit. Otra vez la juventud, la facultad, los ruidos molestos. “Pero siempre hay vecinas incapaces de distinguir la música del ruido, pero nunca van a conseguir… Cambiarme baby, cambiarme baby, viva la rivalidad, siga la rivalidad”, canta el Charly de las Botas locas que nunca pudo callarse (y gracias que no).
 
 
Otro es el tema favorito de Bebe Contepomi, el rock and roll más duro del disco. “En la primera hora me dieron el papel, la concha de la lora, ahora lo tiene él. Por eso yo ya quiero otro, otro, otro, yo quiero otro, nada más.” Pero enseguida, con Lluvia, García se pone más romántico y emotivo: “Ya ves que no te puedo dejar, las cosas que quisiste tener. Ya ves, amantes otra vez, escribe dejando frases para el recuerdo y combinaciones hermosas como “me escapé por ahí, y el colchón me chupó la angustia”. El séptimo tema, Believe, está totalmente escrito en inglés, y a simple vista podría ser una canción de los Beatles. “When I need somebody to love, someone I can believe”, repite la letra.
 
 
Pareciera que Charly observa el mundo con ojos de niño, con los ojos limpios, como si lo viera todo por primera vez. Por eso es que se sorprende, se angustia, y se pregunta y repregunta un poco más que el resto. “Es medianoche en televisión, cuando uno quiere algo de diversión, con maquillaje y sin disfraz, aparecen los amigos de Dios. Son brasileros o de otro país, todos se esconden bajo de un tapiz, esto con Hitler ya pasó, el milagro de una mala actuación”, dice en Amigos de Dios. Un tema que demuestra lucidez, actualidad, pies en la tierra. “Loco, cambio de canal, pero sigue el recital. ¿Con qué mierda drogan a la gente?”.
 
El disco comienza a despedirse con Spector, otro tema que musicalmente deslumbra. “Si por desgracia tengo que tratar, y mis valijas van a revisar, ya no seré un cantante, un narcotraficante, siempre serás mi amante y me seguirás.” Y acaba con Mundo B, otro psicodélico, que una vez más cuestiona la sociedad en la que vivimos: “A pesar del mundo y de este mundo, hay más muertos que nacimientos, hay más pálidos que contentos, hay más chicas que están en bolas y los muertos están de moda”. Un Charly que está de vuelta pero que no se cansa de decir la verdad, de mirar hacia el mundo y hacerlo.
 

                    

                    


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter