30 MAY 2016

Con el nuevo disco de Mudcrutch, Tom Petty rescata las raíces del rock americano

1371
Por Sebastián Grandi

Habrá que decir que la nostalgia de los viejos buenos tiempos le ganó a Tom Petty y que el proyecto de reunir a Mudcrutch, la banda que tuvo en la primera mitad de los años setenta y que volvió a reunir en 2008, es mucho más que un viaje al pasado. Esta vez el quinteto grabó un segundo disco y encara una gira por los Estados Unidos. “Mudcrutch 2”, el nuevo disco que lleva unos días en la calle, es algo más que una preciosa colección de canciones de country, rock y folk americano con toda la calidad que un artista como Petty le puede dar a un álbum: es una reivindicación de un sonido que ya no rota en las radios ni por el que se pelean las plataformas de streaming. “Mudcrutch 2” es un álbum donde sus integrantes se reúnen para poner en su lugar algunas de las grandes banderas de la música popular del siglo XX. 

 

En Beautiful World, llevan la pulsión rockera hacia arriba, con un mensaje de optimismo que viene de la mano del baterista Randal Marshall, el compositor del tema. “Me levanto a la mañana y pensaba en eso, pensaba en la vida” canta Tom Petty tratando de contagiar energía positiva. Los recuerdos de la estrella de la banda se exploran en Trailer, el que fue el primer corte del álbum. Aquí la armónica que abre el tema lleva a un clima sureño ideal para desplegar en el resto del disco, como un buen adelanto de lo que va a venir después. 

 

 

Dreams of a Flying responde más al ADN de Tom Petty, con sus pianos y sus coros y aunque contagia la misma energía probablemente lo ideal sería escuchar el disco en la ruta, tal vez atravesando un desierto, a bordo de una máquina con algún motor poderoso. Lo que Mudcrutch rescata es esa tradición de rock americano que en los papeles parece sencillo de hacer pero que requiere la destreza de quien lleva años en el camino. 

 

Mudcrutch 2” no le escapa al rock más clásico en Welcome To Hell, una canción que podría tener un lazo directo con los orígenes mismos del género. En Victim of Circumstance se reparten los coros en un rock bien de garage de Mike Campbell donde todos se lucen desde sus puestos. El clima country entra de la mano de The Other Side of a Mountain, el tema que lleva guitarrista Tom Leadon. Pero a no confundirse: que Petty haya reformado la banda no quiere decir que él no sea la estrella del disco. A lo largo de sus once canciones él es la figura central, más allá de la voz líder impone el ritmo y el tono de todo el álbum.  


En resumen, el segundo disco de Mudcrutch es una colección de canciones algo menos uniformes que su regreso de 2008, pero muy vitales y vigentes. Es mucho más que una banda de adultos rockeros: se trata del rescate de los orígenes de las raíces del rock and roll, allí donde a veces parece que todo está perdido. 

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter