22 NOV 2016

Conocé a León Benavente

El “supergrupo” español se presentará hoy en Buenos Aires, pero antes habló con nosotros.
890
Por Maxi Poter


Punto de encuentro entre el nombre de dos ciudades españolas, León Benavente es, también, la confluencia entre reconocidos y veteranos músicos de la madre patria. El vocalista Abraham Boba, quien tiene una amplia carrera solita, y el guitarrista Luis Rodríguez integran la banda de Nacho Vegas, mientras que el bajista Eduardo Baos y el baterista César Verdú provienen de dos bandas destacadas del indie ibérico de principios de este siglo: Tachenko y Schwarz.

 

La banda sorprendió en 2013 con un álbum debut homónimo que parecía avalar la etiqueta de “supergrupo” que le puso gran parte de la prensa de su país, y ahora expanden sus horizontes musicales con “2”, su segundo trabajo, que los trae a Buenos Aires para tocar hoy en Niceto Club

 

“Es nuestra tercera visita al país para nosotros, pero la primera que tocamos aquí como grupo —explica Boba—. Vinimos hace unos años con Nacho al festival Ciudad Emergente y estuvimos muy poco tiempo. Recuerdo que tocamos al mediodía, y volvimos el verano pasado, también con él, donde nos presentamos en  Niceto”.

 

-¿Es un bajón tocar de día? El rock es nocturno…

 

Rodríguez: Sí, nosotros somos más de la oscuridad y el humo…

Boba: Totalmente. Y Estábamos tan destemplados que calentábamos las manos con el secador del baño del camerino. Sin embargo, para ensayar y eso, las mañanas nos van de puta madre. Soy más de trabajar por las mañanas, cuando el cerebro está un poco menos…

Menos...

Boba: Dañado, ja, ja, ja.

 

-Este segundo álbum es mucho más variado en estilos, con más sintetizadores…

 

Verdú: No queríamos repetir el sonido del disco anterior. La suerte que tuvimos es que con el primer álbum nos fue muy bien, y ahora las expectativas, para bien o para mal, estaban muy altas...

 

-¿Les puso presión eso?

 

Verdú: Sí. Uno podría acomodarse y hacer un disco parecido al anterior; ser conservador o arriesgarse y divertirnos. El segundo trabajo, ya de por sí,  tiene una presión, porque te posiciona y le da la personalidad al grupo, y con este dejamos muchas puertas abiertas para que, en el futuro, podamos ir variando y no quedarnos encerrados en un estilo o fórmula. Suena como que hay más teclados, pero en realidad es como están procesados los sonidos. Da la sensación de que es más electrónico pero, en realidad, todo está tocando: para nosotros, es más eléctrico que electrónico.

 

 

-También hay letras más irónicas y mordaces. No sé que han estado leyendo o tomando últimamente…

 

Boba: Ja, ja, ja. Puede ser, pero creo que están más depuradas. No se trata de que León Benavente tenga una temática y hable solo de eso. Hay temas muy variados, pero al igual que se ha ido definiendo el estilo a medida que tocamos, creo que con la letras pasó lo mismo. Y es la música la que te lleva a escribir de una forma o de otra. Este disco es mucho más osado, tanto en formato de las canciones como en la lírica. Pero no he tomando nada que no tomaba antes, je, je.

 

-En “Aún no ha salido el sol”, en un momento te preguntás si las bandas siguen provocando lo mismo que lograban The Smiths o The Velvet Undergound. ¿Es una crítica a los nuevos artistas, a una falta de relevancia de la música actual? ¿O está más vinculado a esa idea de que “todo tiempo pasado fue mejor”?

 

Boba: Aunque suene un poco fea esa frase, tiene que ver lo segundo. No está relacionado con lo que se hace hoy en día, sino que, cuando pasa el tiempo, te vas dando cuenta de que vas perdiendo algo por el camino que es irrecuperable. Más allá criticar a los grupos de hoy o de que haya revival de cosas, tiene que ver con despertar, con volver a sentir la música tal como la sentías cuando empezaste a escucharla.

 

-¿Cómo está el rock español hoy? ¿Floreciente, deprimido? Aquí, por ejemplo, tenemos una escena independiente muy amplia, en crecimiento, pero atomizada y con dificultades para llegar a los grandes medios y dar el salto a la popularidad. 

 

Verdú: Eso pasaba en España hace unos años. El tema de la crisis tuvo bastante protagonismo, porque nos visitaban muchas bandas extranjeras y, con la crisis y el aumento de los impuestos, eso se fue cortando. Y sucedió que los medios y los festivales empezaron a focalizar su atención en los artistas nacionales. Se empezó a hablar cada vez más del underground, a tal punto que, ahora mismo, una de las bandas que más gente mete es Vetusta Morla, que es un grupo independiente que hace todo por su cuenta.

Boba: Pero también hay un interés del público que antes no estaba tan presente. Ahora están cogiendo a grupos como Love of Lesbian, o Vetusta, que no son artistas que veas a cada hora en los telediarios, en los medios masivos a la hora de comer o en las cadenas de radio fórmula. Es más: es un interés que no sabemos muy bien de dónde viene, ni qué es lo que hace que haya tantas ganas de ver conciertos de estos grupos. Por otro lado, nunca hubo tanta y tan variada buena música como la que se está haciendo ahora en España. Hay muchos proyectos, todo se ha ido profesionalizando cada vez más; la gente toca mejor, se lo toma mucho más en serio. 

Verdú: Si ves los festivales en España, el 90 por ciento de las grillas están integradas por bandas nacionales.  Y eso invita a la gente a tener esperanza de poder tocar y que haya muchos viviendo de eso. 

Boba: Nosotros nos estamos dando cuenta de que llenamos un hueco que nadie estaba ocupando, tanto por la propuesta musical como por los shows en directo. Había un vacío de grupos de ese tipo que nosotros, de alguna manera, hemos tomado. 

 

-¿Está llegando algo de música argentina allá? Más allá de Andrés Calamaro y esos nombres que ya están asentados…

 

Boba: De lo que sería un equivalente a León Benavente, no conocemos ninguno. 

Baos: Yo recuerdo cuando llegó Attaque 77 o, en su momento, La Bersuit. Coincidimos en algunos shows con El Mató a un Policía Motorizado. Pero hace muchos años que no nos vienen noticias de grupos argentinos.

 

-Es curioso eso teniendo tantos vínculos entre el rock argentino y el español. Así todo, es muy difícil que una banda de aquí trascienda allá, y viceversa…

 

Boba: Nos pasa con toda América Latina, y es raro porque compartimos idioma. Nosotros, siendo un país “Europeo” (o más bien del “sur de Europa”, ja, ja) no podemos ir hacia otro lado del continente: Tenés que venir aquí y sería lógico que la cosa sea a la inversa por una cuestión idiomática.

 

-¿Y por qué pasa eso?

 

Boba: Yo prefiero pensar que es algo que está empezando a cambiar. Así como está cambiando el negocio musical, y así como muchas bandas españolas están viniendo aquí, va a pasar a la inversa. Quizás haya que esperar unos años, pero ese flujo va a volver. Creo que nosotros estamos empezando algo, supongo.

 

-Están de gira ahora, vienen de Chile, luego vuelven a España. ¿Son de escribir en estos momentos?

 

Baos: Solo nuestros epitafios, ja, ja.

Verdú: Tenemos mucho trabajo en la gira, pero estamos preparando un EP para que salga en febrero próximo. Siempre estamos haciendo cosillas durante el tour y nos involucramos con algo: una colaboración, o un compilado.

Boba: Pero si te refieres a meternos en la habitación del hotel a sacar canciones, o si yo me pongo a escribir letras en una servilleta, eso no sucede. No soy como Nick Cave, que escribe en las bolsas para vomitar que te dan en el avión…

Rodríguez: O como el tío este, Stephen Merritt, de los Magnetic Fields, que se va a bares gay, todo oscuro con la música fuerte, a escribir.

Bueno, habría que probar…

Rodríguez: “Hay que probar de todo”, ja, ja.

 

-¿Expectativas para el concierto de hoy?

 

Rodríguez: La idea del show sería hacer un poco de ruido y que ocurra lo que nos pasó en España. Que se dé el boca en boca, ganarnos a la gente desde abajo, y con actitud, que es lo nuestro.  

Boba: Es la primera vez que venimos y somos conscientes de que el grupo no es muy conocido. Nosotros disfrutamos de todos los shows que hacemos de la misma manera, nos metemos en una especie de viaje extraño sobre el escenario, por más cansados que podamos estemos o por poca gente que haya…

Baos: Hablando de eso bueno, y en cuando a sitios extraños, estuvimos tocando hace unos días en la casa del embajador en Chile... 

 

-¿Comieron bien?

Baos: No.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter