24 ENE 2017

Country & Soul resonaron en Washington

Sam Moore y Lee Greenwood protagonizaron históricas actuaciones en el festival cívico más repudiado por la elite del pop & rok way of life
707
Por Esteban Rial

Con todo el respeto a las bandas de uniformados y coros estupendamente disfrazados que siempre quedan bien en estos tipo de acontecimientos, por lejos lo más destacado del Make America Great Again! Welcome Celebration del jueves pasado 19 de enero fue la actuación del legendario Sam Moore, algo lógico teniendo en cuenta los antecedentes cívicos y musicales del notable octogenario.

Nacido en 1935, plena Gran Depresión, Samuel David "Sam" Moore fue entre 1961 y 1981 la voz tenor en el célebre dúo Sam & Dave, es miembro del Rock & Roll Hall of Fame, el Grammy Hall of Fame y el Vocal Group Hall of Fame, y además hacia 2008 la Rolling Stone lo distinguió en su lista de los 100 mejores cantantes de la era rockera, o sea que de pergaminos viene más que bien. Cuando en estos días le preguntaron sobre los insultos recibidos por participar del superevento, el viejo dijo algo así como que “no voy a dejar que los de la izquierda me intimiden para que yo deje de hacer lo que siento es correcto por el bien del país..."

El jueves fue presentado por Jon Voight (alias el padre el Angelina Jolie) e interpretó con absoluta autoridad America the Beautiful (canción escrita en 1893 por una profesora de inglés llamada Katharine Lee Bates), más que muy bien acompañado en el sentimiento por un coro a la altura de las circunstancias y sumando al público presente, todo coqueto a sus 81 pirulos vistiendo un pulover con la bandera americana:



Si a nivel espiritual y musical lo del soulman estuvo en otro plano, a nivel populachero el clímax llegó de la mano de Lee Greenwood, cantante country nacido en LA modelo 42, criado en Sacramento, que durante los setenta vivía en Las Vegas, cantando de noche y laburando de crupier de black jack y en 1981 se mudó a Nashville, y luego hacia el 84 escribió una tremenda patriotada titulada God Bless the USA, auténtico himno místico nacionalista que en su día llegó a número 7 de las listas de country de la Billboard y hasta fue cantado por su autor en una convención republicana frente a Ronald Reagan y su señora Nancy.

Cosas de la vida y las guerras más o menos mundiales de ayer y hoy, God Bless the USA tuvo su primer revival hacia 1991 para la Campaña Tormenta del Desierto en Irak, un segundo en 2001 con la caída de las Torres Gemelas y un tercero ahora mismo en la temporada 2016/2017, con la precandidatura, candidatura y asunción del inevitablemente polémico mandamás Sr. Presidente Donald Trump: evidentemente la canción es uno de esos clásicos instantáneos americano profundo con familiares uniformados como mínimo, y no me importa si desafino que para algo existe la democracia, country music de toda la vida:



También participaron del concierto previo a la asunción los grungeros 3 Doors Down, Toby Keith, The Piano Guys, Tim Rushlow, Larry Stewart y Marty Roe (estos tres, alias The Fronten of Country, son los que le dan la entrada a Greenwood), números profesionalmente respetables pero de escasa rutilancia, que contrastados con los grandes nombres convocados en los muchísimos más convocantes últimos dos Obamafest presidenciales medio que no existen… Mención aparte merece DJ Ravidrums, artista indio americano que tiene su propio show televisivo, el cual evidentemente no se corta un pelo de más ni de menos con el tema de la variedad cultural y el que dirán:



Podríamos cortar la nota acá, pero como perla conceptual de golpecito intimidante para el que quiera sentirse intimidado, no podemos no rescatar la llegada de los flamante presidente y primera dama (todavía no lo eran pero casi casi) al Make America Great Again! Welcome Celebration al compás de Heart of Stone, de The Rolling Stones, todos felices en familia, muy especialmente dedicado a Meryl Streep, Bruce Springsteen, Madonna y el resto de la elite del espectáculo que lo mira por TV...
 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter