17 NOV 2015

Crece el mercado paralelo de ¡vinilos!

Se agotan en las disquerías y en internet se consiguen al doble. ¿Llega el Vinilo Blue?
1438
Por Sebastián Grandi

por Sebastián Grandi

 

A pesar del relanzamiento de varios títulos del rock nacional en vinilo a lo largo de este año, se ha generado un nuevo fenómeno: el de la reventa. Es que horas después del regreso a las bateas de clásicos de Soda Stereo, Charly García, Virus, Luis Alberto Spinetta o La Máquina de Hacer Pájaros, varios títulos se agotaron rápidamente. 

 

En mayo, cuando la lista de vinilos incluyó “Artaud”, con su cuidado y original arte de tapa creado por Juan Orestes Gatti, el álbum que Spinetta firmó como uno más de la discografía de Pescado Rabioso y que se convirtió en un hito de la historia del rock nacional, se agotó en cuestión de horas. Se trataba de una edición, respetuosa de la original, que venía a alimentar las ansias de miles de coleccionistas que no podían llegar a las ediciones originales de los años setenta. 

 

5 días después de la publicación de los nuevos títulos, éstos se empezaron a agotar. “Fui el viernes a la mañana a comprar a una famosa cadena ´Sueño Stereo´, y me crucé con un disquero que se llevaba bolsas cargadas de varios discos iguales, presumiblemente para revender”, le dijo el ilustrador Augusto Constanzo a Generación B, luego de quejarse en Twitter de que el álbum que buscaba, ya no se consigue. 

 

Muchas opiniones similares se leyeron durante el fin de semana: los discos salían de las disquerías para aparecer en internet a casi del doble del precio de lista. Al ser un producto que no se fabrica en la Argentina, la cantidad de ejemplares que se importan es muy limitada y la demanda de discos en un mercado creciente, muy fuerte. 

 

“A veces las copias que llegan a la sucursal ya están vendidas a uno que la reservó antes”, le dice a Generación B un vendedor de una cadena ante la consulta por varios de los títulos más importantes de esta saga de reediciones. “Así como llegan las guardamos para los que las reservaron”, insiste. De manera que, si en las disquerías más comunes no hay discos, no queda otra alternativa que recurrir al sobreprecio de internet. 

 

En ese universo, un álbum que estaba rondando los $600 en las cadenas de venta al público hoy está al doble. Un ejemplar de “Dynamo” de Soda Stereo, que salió a la venta hace menos de una semana a $430 puede llegar a los $6000 pesos en la red. 

 

Por la creciente demanda es que Sony Music decidió editar nuevas copias de “Artaud”. Un ejemplar de este año cotiza a casi $2500 y el original del 73 supera los $10000. Pero ese proceso lleva un tiempo y la ansiedad del coleccionista tiene un límite. El jueves que se presentó la nueva tanda de reediciones bajo el nombre de la “Noche de los Vinilos”, ya había una larga fila de melómanos esperando su oportunidad para hacerse de una copia de Soda, Charly o Spinetta en 180 gramos. Algunos, al parecer, se llevaron más de una para hacer un buen negocio. 


Aunque es sabido, por las dudas el abogado Sergio Mohabed (@derechoenzapatillas en Twitter) dijo a este sitio: “la reventa de discos no es ilegal, así que no hay mucho que se pueda hacer con eso”. El problema no es, entonces, la legalidad. Sino el sentido de oportunidad del negocio que algunos rápidos ven, cuando se trata del amor por la música y la colección. 

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter