14 AGO 2016

Cuando Yoko Ono se metió con los Beatles

Esta semana Paul McCartney hizo referencia a la amistad con Lennon y a la presencia de su mujer en el estudio. La historia.
8825
Por Carlos Iogna Prat

Paul McCartney volvió a tocar un tema espinoso para los fans de los Beatles. Durante una entrevista con la revista Rolling Stone, el músico destacó que el grupo se sintió amenazado por la presencia de Yoko Ono, al sumarse durante el proceso creativo dentro del estudio. Contó que se sentaba sobre los amplificadores, entre medio de ellos, algo que era inusual dentro de la actividad de los cuatro grandes de Liverpool.

 

“Ella entraba al estudio y opinaba como uno más, no se quedaba mirando mientras trabajábamos…Cuando John llegó con Yoko, ella no estaba en la sala de control o a un lado. Estaba en el medio de nosotros cuatro", resaltó Paul.

 

La mayoría de los grupos, para no decir todos, mantienen un hermetismo a la hora de entrar a grabar un nuevo disco; la idea es de aislarse del mundo y que el espacio exterior no tenga conocimiento sobre ese mágico proceso. Todo indica que la artista japonesa logró algo completamente inusual.

 

UN POCO DE HISTORIA

 

John Lennon y Yoko Ono se conocieron el 9 de noviembre de 1966, cuando el músico visitó una exposición en la Indica Gallery de Londres, donde la artista estaba presentando sus trabajos. Un amigo en común, John Dunbar, fue el encargado de presentarlos.

 

El músico quedó impactado con su obra y decidió buscarla para conocerla. La encontró junto a uno de sus trabajos que tenía un cartel con la frase "Clava un clavo". Él le preguntó si podía clavar uno. Yoko le respondió: "Puedes hacerlo si me das cinco monedas". "Te doy cinco monedas imaginarias si me dejás clavar un clavo imaginario", le respondió John. Fue un juego que marcó el comienzo de una fuerte relación que quedaría en la historia. Por esos días, tanto el beatle como la artista estaban casados. Sin perder el tiempo, ambas figuras comenzaron con los trámites de divorcio. “Conocer a Yoko fue como encontrarte a tu primera mujer: dejás de ver a tus amigos en el bar; omitís todos los partidos de fútbol; y no volvés a jugar al billar. Tal vez a algunos hombres le guste seguir juntándose todos los viernes con sus amigos, y así continuar la relación, pero, una vez que encontrás a la mujer, los amigos ya no interesan”, contó John Lennon en una entrevista.

 

John y Yoko se volvieron inseparables. Parecía que uno no podía vivir sin el otro. La prensa también comenzó a notar la importancia que iba tomando Ono dentro de la vida del beatle.

 

 

¿COMO UN BEATLE MÁS?

 

En los últimos días de mayo de 1968, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr se volvieron a encontrar en los estudios Abbey Road para volver a comenzar a trabajar en algunas canciones que luego formarían parte del disco conocido como el “Álbum blanco”. Muchas de ellas habían surgido durante el viaje de los músicos a la India.

 

George Martin, productor del grupo, tenía todo listo para comenzar con el trabajo. Pero algo llamó la atención: Lennon llegó acompañado de su nueva alma gemela, Yoko. La gran sorpresa fue que se instaló entre los cuatro dentro de la sala. Esto llamó la atención de los presentes que estaban en el control. Nunca antes una persona había estado tan cerca del núcleo beatle.

 

Mucho peor fue la situación cuando comenzó a opinar ¿Quién se animaba a dar a conocer su opinión delante de John, Paul, George y Ringo? “Esto era más que inusitado; ponía en tela de juicio uno de los pactos más cuidadosamente mantenidos de los Beatles; nadie estaba autorizado a entrar en el estudio mientras ellos trabajaban…Yoko habría podido ser más tolerada si hubiese mantenido una distancia discreta, pero en cambio estaba en medio de todo. Si tenía una opinión sobre la música de los Beatles, la ofrecía, no solo una vez, sino con insistencia”, destacaron Peter Brown y Steven Gaines en la biografía de la banda de Liverpool.

 

Paul trató de mantenerse al margen. No quería sumar más problemas, pero llegó un momento que su paciencia dijo basta. Junto a George y Ringo comenzaron a tratarla de una forma hostil. Cada una de sus respuestas causaba mucho dolor en John. En una oportunidad, el famoso baterista fue a la casa de Lennon para preguntarle si era necesario que ella estuviera siempre presente. “Vos no entendés, conmigo y con Yoko es diferente”, le respondió a un sorprendido Ringo.

 

 

También Peter Carlin, en la biografía de Paul McCartney, destacó el momento tan particular que se vivió en Abbey Road por aquellos días. “Se suponía que los invitados tenían que guardar sus comentarios, pero John la animaba a que hiciera sus comentarios y las críticas. La primera vez que tal cosa ocurrió, en una sesión vocal en el tema ‘Revolution’, resultó ser tan impactante que Paul, George y Ringo apenas pudieron hacer otra cosa que mirarse boquiabiertos en medio de un silencio sepulcral. Hasta que Paul consiguió sacar su voz más sarcástica e hiriente: "‘¿Alguien dijo algo? ¿Quién fue?"

 

Estas situaciones se siguieron produciendo durante las tensas sesiones. Finalmente, luego de conseguir los divorcios correspondientes, el 20 de marzo de 1969, la pareja se casó en Gibraltar. Fue una ceremonia muy corta,  de tan solo setenta minutos. La crónica de lo vivido en aquel día quedó registrada en la canción de los Beatles, The Ballad of John and Yoko. Pero esa es otra historia.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter