09 MAR 2015

Cypress Hill se sabe la del loco de la mente

Antes de su show en el Lollapalooza, Sen Dog habló con Generación B
1654
Por Diego Mancusi

Pese a sus recordados "Grandes éxitos en español", Sen Dog habla en inglés, con una pronunciación cansina y simpática que parece querer contribuir a su propio estereotipo. “You know, man”, repite una y mil veces con la misma cadencia que usa su compañero DJ Muggs para dirigirse a la Sinfónica de Londres en aquel inolvidable capítulo de Los Simpson en el que comparten el line up del Hullabalooza con Smashing Pumpkins, Peter Frampton y Sonic Youth. Con temas como “How I Could Just Kill a Man”, “I Wanna Get High”, “Dr. Greenthumb” e “Insane in the Brain” (“la del loco de la mente”), el trío (completado por B Real) irrumpió en los 90 con un hip hop fumón, chicano y callejero que trascendió la escena rapera y se integró al espíritu alternativo de la década. Hoy, mientras se aprestan a festejar sus 30 años de carrera, la banda vuelve a la Argentina en el marco del Lollapalooza 2015. Un show que sin duda olerá como la chaqueta de Otto.

 

Tocaron en uno de los primeros Lollapalooza, el del 92. ¿Pensás que sobrevive algo del espíritu original ahora que es una franquicia que recorre el mundo?

 

Lollapalooza sigue siendo una gran cosa. Tenés que entender que cuando apareció el festival, los artistas que estaban involucrados eran realmente muy grandes, artistas del Salón de la Fama del Rock N' Roll. Nunca vas a poder duplicar esa época, porque era demasiado especial. De todas maneras Lollapalooza sigue siendo una gran experiencia. Está bueno tocar en ese escenario no importa en qué parte del mundo esté. Todavía creo que es uno de los mejores festivales para tener una buena experiencia musical.

 

Todos perdimos un poco la inocencia de los 90, pero igual sigue siendo un buen lugar para tocar y escuchar música...

 

Definitivamente. Y para mí la música siempre es lo más importante de un festival. Hay que apreciar la música porque por eso va la gente. Podrá ser corporativo o lo que quieras pero el adolescente que paga un ticket quiere pasar un buen momento.

 

Cuando se nombra a Cypress Hill primero se piensa en música e inmediatamente después en marihuana. ¿Estás cómodo con que se los identifique tan estrechamente con eso?

 

Sí, porque gracias al grupo muchos adolescentes obtuvieron información. De alguna manera sentimos que enseñamos y contribuimos para que fumar marihuana deje ser tomado como si fuera una enfermedad. En todo el mundo se hicieron grandes avances en medicina, hay pacientes reaccionando muy bien a tratamientos con marihuana. Nosotros hablamos de eso hace muchos años y le dijimos al mundo que tenía que escuchar.

 

Los raperos de hoy parecen más inofensivos que los de los 90. No se ven unos NWA, o bandas como ustedes. ¿Es una elección de la industria musical?

 

Creo que el hip hop se convirtió en la música más importante. La música para bailar o la que se pasa en la radio... todos los artistas que están en los charts tienen un rapero invitado en su disco. Si vas a los boliches te la pasás escuchando música que tiene hip hop en ella. Entonces, como se volvió una música muy popular, tenés que actuar en consecuencia si querés ser aceptado en las radios, puedas vender muchos discos, salir de gira y esas cosas. En ese contexto es difícil que salgan otros NWA. En ese momento no te preocupabas por lo que pudieran decir o por si pudieran aceptar o no. Por algo la llaman la Era de Oro del hip hop. Hacías lo que querías sin preocuparte si te pasaban en la radio o no. Los raperos y los DJs tocaban en vivo frente a la gente con una bandeja y un micrófono, en la calle. Eso es hip hop, esa es la posta. Igual ahora también hay muchos raperos buenos que representan bien al hip hop. 

 

A ustedes les fue muy bien con los dos primeros discos pero después no siguieron con la fórmula. Lo que vino después no suena igual. ¿Fue algo deliberado?

 

En los dos primeros discos creamos nuestro sonido icónico, pero definitivamente quisimos alejarnos de eso después. No queríamos pasarnos toda nuestra carrera recreando esos dos discos, no queríamos descansar en eso. Queríamos meternos en el ska, en el rock... porque si no hacés eso, si no experimentás, ¿cómo vas a crecer? Nosotros podemos intentar cualquier cosa pero igual seguimos siendo Cypress Hill. Los dos primeros discos son atemporales, clásicos. Con ellos nos aceptó el público. Pero de ahí en más teníamos que movernos, seguir adelante. 

 

Escuché que tienen casi listo un disco nuevo y que viene medio psicodélico, pesadito...

 

Ja, sí. La verdad es que me gusta mucho lo que escribimos para este disco, me parece que le va a volar la cabeza a más de uno.

 

En 1996 aparecieron en el famoso episodio Homerpalooza de Los Simpson. ¿Qué representó eso para ustedes?

 

Fue importantísimo para nuestras carreras porque le llegamos a gente muy joven, incluso pibes de menos de 12 años. La otra vez estaba en el supermercado y se me acercó un pibe y me dijo “disculpe señor, mi amigo dice que ustede estuvo en los Simpson, por favor dígale que no es cierto”. Y yo le dije “no amigo, es muy cierto”. Y en el momento en el que dije eso el otro empezó a gritar “¡te dije! ¡Cypress Hill! ¡Cypress Hill! ¡Cypress Hill!”. Y no tenían más de diez años. 

 

¿Cómo no tocaron con una orquesta sinfónica todavía?

 

Ja, estaría buenísimo. Tarde o temprano lo vamos a intentar.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter