07 NOV 2016

De tal “palillo” tal astilla

Hijos de bateros que también hacen historia
783
Por Carlos Iogna Prat
En los últimos días Phil Collins, exbaterista y cantante de Genesis, anunció que vuelve a los escenarios con una gira que lo llevará en 2017 a presentarse en Londres, Colonia (Alemania) y París, diez años después de que dejara de presentarse en vivo. El nombre del tour lo dice todo: "Phill Collins: Todavía no está muerto".

 


Por sus problemas de salud, Collins se va a limitar a cantar y será su hijo Nick quien se encargue de la batería. Al joven, que será el responsable de marcar el ritmo en clásicos como In the air tonight y Easy Lover, ya lo pudimos ver en acción durante la presentación del músico en la apertura del US Open 2016. Collins reconoció el gran talento de su hijo, al que le enseñó a tocar desde muy chico.

 

Lee también: Phil Collins, en el aire esta noche

 
Hay otros bateros famosos que también llevaron su pasión por los parches al ámbito familiar. Zak Starkey, hijo de Ringo Starr, recibió su primera batería a los 8 años y al poco tiempo ya demostraba mucho interés. El beatle quería que su hijo estudiara una carrera y que no se dedicara a la música. 
 
A los 12 años, Starkey ya tocaba en bares con su banda The Next. En 1988, formó parte de The Icicle Works por un corto periodo para sumarse a Face. Pero el destino le tenía guardada una gran oportunidad. La posibilidad de cumplir su sueño: tocar en The Who. En 1996 ocupó la banqueta del histórico Keith Moon (cuenta la historia que cuando era muy chico el músico le regaló una batería). Townshend y Daltrey reconocieron su talento.
 
 
 
 
En 2005 Zak cambió de rumbo y se sumó a los hermanos Gallagher para participar de los discos de Oasis “Don’t Believe The Truth” y “Dig out your soul”. Actualmente, Starkey disfruta tocando con The Who con su exitosa gira.
 
Otro caso es el de Jason, hijo de John Bonham, recordado baterista de Led Zeppelin. Desde muy chico se interesó por el instrumento y a los 17 años ya tocaba con su banda Airrace. En 1985 se sumó a Virginia Wolf y en 1988 participó del disco de Jimmy Page, “Outrider”. La pasión y su particular estilo lo llevaron a estar presente en algunos encuentros sobre el escenario de la banda de su padre.
 
 
 
 
Vivió un gran momento en 2007 cuando participó de la reunión de Led Zeppelin tocando en el O2 Arena de Londres, material que quedó registrado en el “Celebration Day”.
 
Jason también trabajó con importantes figuras como Paul Rodgers, Joe Perry, Slash y Ted Nugent.

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter