11 MAR 2017

El Cirque Du Soleil revivió al monstruo

El jueves por la noche se llevó a cabo la primera función de “Sép7imo día”, la superproducción donde el circo más famoso y sofisticado del mundo se basó en las canciones de Soda Stereo.
39902
Por Marcelo Fernandez Bitar

La expectativa era enorme, inmensa, casi desmesurada. Durante meses, miles de fans de Soda llevaron a cabo una cuenta regresiva para ver un show cuyas entradas habían comprado apenas se pusieron a la venta, realizando cuadras y cuadras de cola.


Antes del debut, “Sép7imo día” ya era un éxito de ventas, con localidades agotadas para la mayoría de las 72 funciones que se harán en el Luna Park hasta el mes de junio. Sin embargo, era poco lo que se sabía del espectáculo, apenas la nueva versión de la canción principal, unas pocas imágenes y algunas declaraciones de Zeta, Charly, el director canadiense Michel Laprise (un adicto a las sesiones de Facebook Live) y los productores.

 


PH. Nancy Martinez


Con semejantes ganas por finalmente ver el resultado, la vara estaba muy alta. Altísima. Pero el Cirque Du Soleil logró revivir al monstruo y Soda Stereo se mostró más vital y presente que nunca. Hacía diez años que todos querían volver a cantar los hits como si fuera un recital en River, y a eso hay que sumar la combinación con espectaculares acrobacias, escenografía gigante y detalles de vestuario, pantallas de video y luces.

 

Por supuesto que hay que hacer algunas salvedades para aquellos que no son fans acérrimos: los shows de Cirque du Soleil son famosos por ir más allá de lo estrictamente circense, y hay quienes reniegan de tanta poesía, elegancia y sofisticación. “¡Más canciones!”, dirán algunos. “¡Más acrobacias!”, dirán otros. Imposible conformar a todos, claro.



PH. Nancy Martinez

 

Lo cierto es que “Sép7imo Día” es una sucesión de sorpresas que en muchos pasajes dejan boquiabiertos aún a los más fríos y distantes. El inicio mismo, con un grito de Gustavo Cerati a capella, emociona y pone la piel de gallina. Y es apenas el comienzo. Después se desarrolla una historia que se puede entender o no (otra característica del Cirque), pero que cada uno percibe e interpreta a su manera.

Según explicó Laprise, “Unos extraterrestres vienen al planeta Tierra en los años 80 y 90, y deciden fundar una civilización basada en el intenso amor que descubrieron entre Soda Stereo y su público”.

 


PH. Nancy Martinez

 

Así es como el protagonista vuela por los aires, hace malabares increibles con su “diabolo” y mira como cobra vida un planeta cuya superficie se levanta y se mueve como aquellos grandiosos anillos de luces de la gira “Me verás volver”. No es la única referencia a la historia de Soda: está el perro del videoclip de “Dietético”, la jaula de “En la ciudad de la furia”, las pantallas de viejos televisores que decoraron su primer Astros,y muchos guiños musicales que son una combinación de mash-up, remezcla y banda de sonido incidental, todo con sonido surround 5.1.

El vestuario juega con cierta androginia de los años 80 y neo-psicodelia de los '90 (hongos incluídos), aunque lo principal es la combinación tan Cirque de esa puesta con actos impresionantes. Hay una mujer que se cuelga del pelo en “Luna roja”, un hombre que realiza apnea mientras toca la guitarra en “Hombre al agua”, un payaso que mantiene la tensión a lo largo de todo “Sobredosis de TV”, y hasta una fusión impresionante de dibujos con arena sobre la filmación en tiempo real de un bailarín. Y ni hablar de las piruetas, saltos y destrezas de un elenco que parece salido de los Juegos Olímpicos.

No hay intervalo, cosa inusual para los shows del Cirque. Tampoco es habitual que el público se mueva de pie por el campo del estadio, como un recital. Tal vez ahí está la clave: en la mayor parte de “Sép7imo día” se logra capturar el clima de un concierto de Soda y se le suma un complemento visual tan poderoso como un videoclip.

En el debut, como toda avant-premiére, sobre el final saludaron Zeta y Charly Alberti junto a la dupla de dirección Laprise-Tremblay. La gente los ovacionó y la despedida fue con una foto del trío en 2007 con la frase “Gracias totales”. A juzgar por la primera función, todo indica que harán honor al subtítulo de la obra y no descansarán por muchos años.

 

PH. Rodrigo Alonzo


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter