09 JUN 2017

El nuevo Acusticazo: tan histórico como antes

720
Por Marcelo Fernandez Bitar
Ya viene asomando el retorno del legendario festival B.A.Rock, que fue pionero en reunir público y artistas de manera multitudinaria en los comienzos de los años '70 y que tuvo un regreso aislado en 1982. Ahora anuncia su vuelta en octubre, y como aperitivo para ir calentando los motores se organizó un autohomenaje al formato “Acusticazo”, que 45 años atrás conformó un frente de músicos “no-pesados” en varios shows en teatros.
 
Impecable, tanto emotiva como artísicamente, este nuevo Acusticazo se hizo en el teatro Gran Rex y duró cuatro horas y media, con un desfile incesante de viejas y nuevas caras del rock local. Se apeló a la nostalgia, claro, pero también a mostrar figuras actuales, y así es como fuera de programa pasaron Boom Boom Kid y Tino Moroder (El Atolón de Funafuti), además de los ya anunciados Catupecu Machu y Salta La Banca.
 
León Gieco, que fue el anteúltimo en tocar, se esforzó en rearmar el lineup original, y así es como invitó a héroes anónimos como Carlos Daniel Fregtman, Miguel Krochik y Yuelze (del dúo Miguel y Eugenio), junto a los más conocidos Raúl Porchetto, Nito Mestre, Edelmiro Molinari y David Lebón. Hicieron canciones del álbum original del '72, el primero grabado en vivo en Argentina, y León se lamentó que algunas temáticas de sus letras sigan vigentes. “Me encantaría cantar sobre otras cosas” dijo, al referirse a la represión policial de ayer y hoy.
 
El hilo conductor de la violencia institucional ya había asomado en varias canciones de Salta La Banca, que incluyó material de su recordado EP dedicado a Luciano Arruga. Tocaron en el formato acústico de su Rex del año pasado y del reciente Gran Rivadavia, con temas como “Brújula”, “Unos versos” y el aún inédito “Ponele”. Sonaron impecables y Santi Aysiné tuvo una noche especialmente inspirada.
 
La apertura, a las 20:45, estuvo a cargo de Litto Nebbia, que también hizo un guiño a su intervención de la edición original, y cantó “Vamos negro” con Lito Vitale en percusión, en un homenaje a Domingo Cura. También hizo “Vals de mi hogar”, “Sueña y corre” (de Los Gatos), El bohemio” y los más recientes “Canción del horizonte” y “Coplas del musiquero”.

Después subió el organizador Daniel Ripoll y anunció la creación de un Salón de la Fama del Rock Nacional, y le dio la primera estatuilla a Nebbia.

De los cuatro artistas anunciados, cerró Catupecu Machu en su formato electroacústico habitual, de potencia asegurada y un sonido a todo volumen, con Fernando Ruiz Diaz oficiando de gran maestro de ceremonia, con introducciones y anécdotas entre tema y tema. Empezaron con “Mañana en el Abasto” (de Sumo) y pusieron a todos de pie con “Magia veneno” y “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”. Después anticipó el gran final sorpresa (spoiler!), donde todos juntos hicieron “El rey lloró” y “La balsa”,  sumándose Ricardo Soulé (Vox Dei), Emilio del Guercio (Almendra) y hasta el periodista y músico Claudio Kleiman.

 
                


En definitva, volvió el Acusticazo. Pronto vuelve B.A.Rock. La expectativa crece y tal vez se convierta en otro hito de la historia del rock en Argentina.

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter