05 JUL 2017

El primer segundo semestre del medio siglo adentro

Reflexiones sobre la mitad de un año de aniversarios redondos, por Esteban Rial
408
Por Esteban Rial
Mucho menos anunciado que el famoso Segundo Semestre 2016 del cual tanto se escribió, este flamante Segundo Semestre 2017 apunta maneras e incertidumbres varias, incluyendo una doble cita electoral, y sucede que mientras algunos aseguran que la cosa ya arrancó, muchos otros advierten que flotar ya no es lo que era y que lo de juntar mucha madera cansa y agota, y en eso estamos midiendo el paso a paso cuando a nada de haber comenzado el maravilloso mes de julio la Historia Oficial te sacude con el cincuenta aniversario de la edición del primer simple de Los Gatos, con La Balsa el lado A y el Ayer Nomás de Moris en el lado B, objeto vinílico del sello RCA que girando a 45 revoluciones por minuto vendió la friolera de 250.000 copias, dando inicio así a la maravillosa industria discográfica rock popera argentónica que nos contiene y entretiene y esas cosas...

Antes de seguir y a pedido de nadie, quisiera aclarar que soy uno de esos periodistas al que no le interesan las efemérides y pasa de los aniversarios redondos, pero justo la semana anterior del Provincia Emergente cumplió 50 años Don Martín Rea, productor y programador entre otras artes, un señor en lo suyo, dando nacimiento a la expresión “celebrar a lo Rea”, esto es hacerlo por todo lo alto y sin cortarse un pelo a la hora de darse los gustos para toda la alegría de los amantes de Los Caballeros de la Quema, y entonces los medios siglos se me revelan como tema de supuesta actualidad periodística, o algo por el estilo (que yo también soy un hombre viejo, lo que pasa es que me estoy poniendo bueno).

Igual hay que admitir que nunca hubo un año como el 2017 para los aniversarios redondos; más allá del exitazo fundacional del primer simple de Los Gatos, existe cierto consenso universal sobre que 1967 fue el año más picante del rock anglosajón desde un punto de vista psicodélico expansivo, y luego en 1977 supuestamente explotó el punk, y al lado de ambas temporadas el resto lucen más tranquilitas; pero además sucede que este año La Viola cumple 20 años y no se si ustedes saben que yo a Bebe lo conozco desde el segundo año de periodismo en la Universidad del Salvador a principios de la querida década de los noventa,  y entonces se me impone cierta mirada retrospectiva amateur profesional, a ver si hay un hilo conductor o mejor una soga, en lo posible gruesa, sobre todo de cara a un Segundo Semestre salpicado de festivaleo localista y visitas internacionales rutilantes varias… Mientras tanto, y acá hablo como ex alumno de Callao y Córdoba, creo que nunca vi tanta desorientación por parte de las marcas a la hora de ponerla y donde ponerla y donde no ponerla salvo honrosas excepciones. 
 
Por lo pronto, me escandaliza que ninguna marca de whisky o gin o alguna bebida espirituosa de verdad no le pague una fortuna a Ciro Fogliatta, prócer, galán maduro, capo máximo del blues argentino y tecladista estrella de Los Gatos, los de la Balsa... Lo mismo podría decir de los festivales estatales gratuitos pagados con el dinero de todos y/o deuda pública, pero tampoco me quiero meter con ellos, porque al lado de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias con listas únicas son una forma bastante digna de despilfarrar la plata de todos.

 

                 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter