09 MAR 2016

El retronoventismo está que arde

En su nueva columna, Esteban Rial habla de las bandas de los 90´s que están de regreso
1188
Por Esteban Rial

por Esteban Rial

 

Con el primer y último show porteño -al menos hasta nuevo aviso- de Suárez para el éxtasis de la parroquia alternativa más sensible y/o independiente del viernes pasado pisado en el Konex, seguido por la vuelta de Turf a la arena del vivo festivo un sábado a la noche de aquellos en el Ópera, resulta evidente que marzo 2016 no está siendo para nada un mes cualquiera en cuanto a ese retronoventismo que en su día ya nos dio a Los Brujos y Avant Press coprotagonizando los festivales Emergente 2015 y 2014, y a Los Peligrosos Gorriones entre otros nombres de pesos pesado, mediano y pluma reunidos para retomar, más teniendo en cuenta que, pase lo que pase y digan lo que digan, así como febrero es el mes del Cosquín Rock, marzo es el mes del Lollapalooza, supereventazo nacido en las entrañas del Imperio durante una década aparentemente cada vez más reivindicable, cuyo aterrizaje en el Hipódrodomo de San Isidro por vez primera durante nuestro viejo y querido 2014 fue una clara señal del cambio de fase electrorockera argentina en el mundo, por el mundo y para el mundo, los brazos abiertos de par en par hasta que la muerte (o un nuevo ataque de aislacionismo en alguna improbable futura década ganada) nos separe.

 

Ya en abril, mes que arranca con El Mató (una de nuestras bandas con mejor proyección internacional) haciendo tres Vorterix por vez primera, habrá ocasión para un pseudobalance histórico de este primer trimestre 2016, con su cantidad y calidad de acontecimientos musicales únicos en su especie protagonizados por compatriotas y visitantes, su intercambio de roles entre oficialismos y oposiciones pero no tanto, sus preocupantes aumentos en las góndolas y espectaculares ajustes en la boleta de la luz, despidos públicos y privados y la plata que sobra menos (por no decir no alcanza), y todavía no estamos a diez y ya estamos pensando en números rojos, o sea las vacas (sagradas o profanas) flacas están de moda, y habrá que ver que pasa en el segundo semestre, pero mientras tanto no queda otra que relajarse un poco y respirar hondo, que el aire es gratis.

 

Por lo pronto y de cara al Lollapalooza, busco los nombres de dos indiscutibles  campeones de la década de los noventa y veo que el viernes 18 los Illya Kuryaki & The Valderramas (que se separaron y que volvieron) tocan a la misma hora que Tame Impala, mientras que el sábado 19 Babasónicos (que nunca ni amagaron con separarse) coinciden con Mumford & Sons, y la verdad es que ya no se que pensar, pero peor lo tienen Sig Ragga y Los Espíritus, que por ser de lo mejorcito en este país los hacen tocar al mediodía…

 

Por último y para despedirnos con algo que nada que ver con nada pero todo que ver con todo, si ayer martes fue el Día de la Mujer, entonces hoy miércoles estamos en el segundo día de la Semana de la Mujer Mundial, por lo que me sumo a los homenajes con una tremenda canción que tal vez nunca hayan escuchado, escrita por la genial cantautora Margaret Ann Rich para que la cante el inútil de su marido como solo él sabía, un canto a la escasez económica y un ejemplo de manipulación femenina, o masculina con argumento femenino, o algo así;

 

She knows that life has its little ups and downs, like ponies on a merry-go-round…”

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter