04 OCT 2016

El último grito de Janis Joplin

1030
Por Carlos Iogna Prat


El 4 de octubre de 1970 es otro de los días trágicos dentro de la historia del rock. El final para una de las cantantes más importantes quien supo expresar su dolor a través de su voz.

 

¿Un final esperado? Janis Joplin estuvo siempre caminando por la cuerda floja. Los excesos la llevaron a vivir en un mundo oscuro y solitario. La gran cantante norteamericana fue encontrada sin vida por su productor en una habitación del Landmark Motor Hotel. Hay varias hipótesis sobre las causas de su muerte aunque la más fuerte indica que fue por una sobredosis. Se fue muy joven, con 27 años

.

Tuvo que pasar por distintos momentos complicados a lo largo de su vida. Sus primeros días en el colegio no fueron nada buenos: se sentía rechazada por ser amiga de negros y por oponerse al racismo. También su figura, con un poco de kilos de más, la llevó a sentirse sola. Ese dolor interno la llevó a buscar refugio en el mundo del arte: la música, la poesía y la pintura fue una forma de canalizar todas esas sensaciones.

 

A fines de los ’60, Janis Joplin era sinónimo de pasión y entrega. Una artista tímida que se volvía gigante sobre el escenario con su voz, poderosa y rasgada. En escena, la artista brillaba con su talento sorprendiendo a todos. Esas canciones de rock y de blues sonaban distintas bajo su interpretación. También había pasado por importantes festivales que marcaron a una generación: Monterrey (1967) y Woodstock (1969).

 

En septiembre de 1970, la cantante se mudó a Los Angeles para darle vida a su nuevo disco que saldría bajo el nombre de “Pearl”. Por primera vez estaba trabajando en el estudio con los Full Tilt Boggie Band, la banda que la acompañaba en vivo por aquellos días. La participación de estos músicos le dio un sonido más pulido que en sus anteriores trabajos. Fue muy importante la tarea de su productor Paul Rothchild, quien había trabajado con The Doors.

 

Janis se encontraba conforme con la tarea que se estaba llevando adelante en los estudios Sunset Sound. Una tarde decidió salir a festejar con unos amigos. Fue ese 4 de octubre de 1970 cuando Joplin se perdió en el alcohol y en otras sustancias.

 

 

El disco Pearl salió el 11 de enero de 1971 y dejó un legado tremendo. Para muchos, es uno de los mejores discos de la historia con canciones como "Me and Bobby McGee", compuesta por Kris Kristofferson con quien tuvo un romance y en donde también tocó la guitarra acústica, "Trust Me" compuesta para ella por Bobby Womack, "Move Over"  y "Mercedes Benz" (la última canción que grabó antes de morir), compuesta por Joplin, Bobby Neuwirth y Michael McClure. Pero fue “Cry Baby” la canción que se destacó en el disco. Un tema que originalmente grabó en 1963 Garnet Mimms and The Enchanters y en la cual  la cantante le dio un toque distinto y desgarrador. "Buried Alive in the Blues", fue el único tema instrumental ya que no llegó a poner su voz.

 

La tapa, con una foto tomada por Barry Feinstein en Los Ángeles, se la puede ver a la cantante en un gran sofá, con una copa en la mano y una eterna sonrisa.


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter