08 ENE 2016

En enero pasan cosas

En su nueva columna, Esteban Rial destaca lo que pasa en el verano porteño
1016
Por Esteban Rial

por Esteban Rial

 

Un poco todos sabemos, aunque no sé si está lo suficientemente divulgado -onda que se enseñe en las escuelas y talleres de periodismo de rock-, que el calendario rockero argentino a esta altura del siglo XXI, primero se diluye cada 30 de diciembre mientras se cumple un nuevo aniversario de Cromagnon, y luego arranca en Córdoba, vía el Cosquín Rock. Y en el medio la costa argentina con sus paradores auspiciados y barecitos de mala muerte, y por supuesto enero en la ciudad de Buenos Aires, en donde el infierno no está encantador pero a veces lo disimula bastante bien.

 

En lo personal (alias desde mi subjetivísimo punto de vista), hoy viernes 8 de enero me encantaría estar en Miramar para ver en vivo y en directo a dos de mis revelaciones 2015 jugando de local (pensé en escribir epifanías pero no quisiera herir algunas sensibilidades más o menos materialistas involucradas y mucho menos blasfemar), que responden a los nombres de Los Inmóviles (el grupazo de Santiago Bianchi, patriota cancionero de la misma camada que Santi Motorizado y el Gato de los Faunos entre otros célebres artistas platenses) y Srta. Trueno Negro (que abrió el último Festilaptra en banda, pero que también se la banca solista solista, en uno y otro caso en plan loureediano aguante Los Planetas), junto al visitante Julian Desbats (guitarrista ruso hijo de puta), que tocará los temas de su disco solista Tarado (buen nombre), junto a una tal Luludot Viento (la rubia cantante exhibicionista y tecladista rusa hija de puta), o sea un fechón de esos que no existe, alternativo hasta la médula y más allá también.

 

Igual debo admitir que si me dieran a elegir donde estar y que hacer con mi vida y obra, cierta parte de mi ser o no ser (cada vez más justicialista opositor responsable, les juro que soy el primer sorprendido) optaría por participar de cierto asado pinamarense anunciado que las páginas de política de los diarios para a la hora de los postres proponerles que por el bien de la patria (y sobre todo de la música electrificada) postulen como política de estado la suspensión de contrataciones rockeras hasta que no haya superavit fiscal, cloacas para todos y esas cosas básicas, total soñar no cuesta nada…

 

Pero no: se supone que este bendito viernes estaré en la ciudad de Buenos Aires y sucede que La Armada Cósmica toca en Niceto en La Fiesta Invasión, y ahora que lo pienso nunca los vi realmente en vivo, porque ver un par de temas en un festival o en una grabación de tv no es ver una banda en vivo, pero sí recuerdo una entrevista le hice a su cantante Dalan hace ya más de un año, en la que el hijo de Juanse manifestó su pasión por La Plata, la famosa capital de la provincia de Buenos Aires, otra ciudad de diagonales y calles numeradas, con todo lo que ello implica.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter