15 OCT 2016

Festival BUE, día 1: Iggy Pop y todos los demás

La Iguana volvió a Buenos Aires para recordarles a todos por qué es una leyenda viviente de la mejor tradición del rock and roll
733
Por Carmen Elicabe

Pasó la primera jornada del Festival BUE, el regreso de una marca en la cartelera porteña que desde hace años había dejado de ofertar una grilla buena en calidad e innovadora en sus propuestas. Este regreso 2016 no ofreció en la primera cita grandes atractivos paralelos a la música -muchos de los cuales se habían prometido al principio-, pero sí un line up de bandas que hacía mucho tiempo el público local quería disfrutar en vivo. Así fue que aparecieron los Libertines o que regresó Iggy Pop, después de haber pasado mucho tiempo y de la mano de uno de sus mejores discos. 

 

De qué está hecho Iggy Pop:

 

Probablemente sea esa una pregunta común a todos. “I can´t slow down”, gritaba eufórico sobre el final… te creemos Iggy, cómo no hacerlo. Dos horas saltando sin parar, subiendo y bajando, corriendo y moviendo con 69 años que se pueden apreciar en el talento y la experiencia. 

El arranque fue con I wanna be your dog, tema de los Stooges, como para retormar donde había dejado el diálogo con el público porteño la última vez. Lo hizo al volumen que merece un clásico de esa naturaleza y con una multitud que coreaba “And now I’m ready to feel your hand”… la Iguana estaba de regreso luego de 10 años. 

La lista siguió disparando hits: The Passenger, Private Hell, Sixteen, Sister Midgnight, No fun, 1969, Five Foot One, Search and Destroy, Candy y otros himnos integraron el alto repertorio de temas que recorrió las distintas etapas de su carrera musical. Nadie podía quedarse quieto. Cuando llegó el momento de Repo Man, atrevido como de costumbre, Iggy pidió al personal de seguridad que no interviniese e invitó a subir al escenario a todos los que así lo desearan. Quilombo total, por el que luego protestó: “Be cool man…”.

 

No se sabe cuándo fue la última vez que ‘La Iguana’ se puso una remera (al menos para un show), lo cierto es que el espíritu de este sacerdote del punk, que parece tener la fórmula para convertir todos sus temas hits, está intacto.

 

Agradecido, “Funcking, fucking, fucking, fucking gracias”, la bestia terminó el espectáculo. El mayor temor después de un show así, es la duda sobre si alguna otra vez volveremos a sentirnos en un verdadero concierto de rock. Quizás haya que sentarse a esperar su regreso… pero sin miedo, hay Iggy Pop para rato. 

 

The Libertines: el debut de los rockeros del milenio

 

Que The Libertines haya subido al escenario solamente saludar simpáticamente antes de que empiece el concierto no hizo que se perdiera la magia del comienzo. Junto a una bandera de Argentina, con la picardía que tienen los niños y el rock que poseen solo algunos grandes, Pete Doherty y sus amigos entonaron “The Delaney” y dieron comienzo al show.

 

Con riffs potentes y una batería que dirigía pisando fuerte, el espectáculo estuvo copado por varios clásicos como Cant’t Stand Me Now, Time For Heroes, o su viejazo  Don´t Look Back Into The Sun. No obstante, también hubo tiempo para varios temas de su último disco “Anthems for Doomed Youth”, entre ellos You’re My Waterloo

 

Una alusión a Maradona, al mando de Pete, que decía poder ver “la mano de Dios”, y (por propuesta de ellos) un canto generalizado al ritmo de una clásica cancioncita de cancha que entonaba “Libertines va a salir campeón”, dieron a entender que los ingleses disfrutaban su debut en el país.

 

Con momentos desprolijos (algún que otro guiño a modo de guía por parte del guitarrista Carl Barat al batero), pero con armonía, The Libertines demostró que tiene lo necesario para dar un buen show. 

 

 

El Mató jugó de local 

 

El Mató a un Policía Motorizado sigue disfrutando el éxito de sus últimas producciones. Casi con ambos pies fuera del under, la banda platense se presentó en el primer día del Festival BUE y realizó otra de sus grandes fechas del año.  A las siete y media de la tarde, tal como anunciaba el line up, en el escenario principal de Tecnópolis Santiago Motorizado recitaba Mi Día Favorito del Mes y daba inicio a la ceremonia.

 

Como les es costumbre, con timidez y perfil bajo, el grupo expuso canciones de casi todos sus discos. Cobra, El Baile de la Colina, Violencia, Amigo Piedra, Noche Negra, Chica de Oro, El Fuego Que Hemos Construido y Próximo Movimiento fueron algunos de los temas del repertorio.

 

Cuando llegó el momento de Mujeres Bellas y Fuertes, los aplausos se pusieron en alto. Su conmovedora letra hace referencia a una problemática social vigente en el debate de las sociedades Latinoamericanas: la desigualdad de géneros. Luego de que las manos de Doctora Muerte dejaran de vibrar al compás de Chica Rutera,  Santiago terminó el show con un “Gracias amigos”. Tal como adelantaron hace unos días, la banda se encuentra preparando su próximo disco y tiene muchas ganas de presentarlo al público. Esperemos que llegue pronto y de la mano de alguna otra fecha. 

 

Fotos: Guido Adler


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter