07 DIC 2016

Guillermo Piccolini: "El camión con los instrumentos no habla de la música que hacemos"

Antes de volver a tocar en Argentina, el músico y productor cuenta en qué anduvo este último tiempo
575
Por Carmen Elicabe
Luego de un año agitado, en el que Guillermo Piccolini estuvo embarcado en diversos y grandes proyectos, Venus, el grupo que lidera con su mujer Marina Olmi, vuelve a presentarse en Argentina, más precisamente en Notoruis, Callao 966.
 
Antes de la cita, que es este miércoles 7 de diciembre en Notorious a las 24 horas, el músico y productor habló con Generación B y contó en qué anduvo este último tiempo, cómo fue trabajar con Morfi y Vinacho en su último disco, cuáles son las noticias de Pachuco Cadáver (la gran banda que integró con Roberto Pettinato) y algunas cosas más. 
 
 
-¿Que estuviste haciendo este 2016?

 
- En el 2016 estuve mucho de gira con los Toreros Muertos, el año pasado y este se cumplía 30 años de que armamos el grupo y sacamos el primer disco. Y como justamente el disco se llamó “30 años de éxitos” era una ocasión que había que celebrar sobre todo porque a mucha gente todavía le sigue gustando… y eso es como un poco increíble. Así que estuvimos mucho de gira por México, por Colombia, España… y se habló mucho de venir acá, aunque al final no se dio y no sé tampoco si se va a dar porque ya estamos cerrando de nuevo la etapa Toreros. Pero bueno, ahora que se cierra la este ciclo hay espacio como para trabajar con Venus de nuevo. 
 
-¿En las giras estuvieron con shows particulares o participaron de algún festival? 
 
-Estuvimos en el Vive Latino, en la Plaza Mayor de Madrid cerrando las fiestas de San Isidro, estuvimos en el Teatro Falla de Cádiz, estuvimos dando el pregón de los festivales de Cádiz. Estuvimos haciendo shows bastante grandes… de 20 mil personas, 30 mil, 15 mil... Shows chicos también hicimos...qué se yo… bares, discotecas...de donde nos llamaron, fuimos. Siempre fuimos de ir a tocar, siempre decimos que somos como los Blues Brothers, que estamos en misión de Dios. 
 
-¿De Pachuco Cadáver hay novedades? 

-De Pachuco siempre hablamos con Petti, y ganas tenemos porque seguimos siendo amigos. Pero Roberto está muy ocupado con sus otros laburos, que son todos más grandes que Pachuco Cadáver así que bueno (risas)... no hay manera de competirles. En algún momento lo haremos, tenemos ideas a patadas, de hecho este año estuvimos intercambiando algunas ideas por teléfono y nos vimos y qué se yo… hay buena onda y quizás en algún momento si diosito quiere lo haremos. 
 
-Hay ganas pero no planes aún entonces…

-Planes no hay nunca, yo no soy muy de hacer planes. Soy más de actuar, es como una cosa que no se me dio nunca en la vida. Todos los planes que hice nunca ocurrieron, ocurrió lo que el destino quiso (risas)… así que ya a esta altura...así fue y seguramente seguirá siendo.

-¿Cómo fue volver a hacer un show en Podestá con Venus después de tanto tiempo? 

- Fue genial. Tan genial que nos envalentonamos y estamos empezando a tocar y armando una girita como para ir de turismo musical a Córdoba, San Luis y quizás Santa Fe también… Estamos bien, seguimos trabajándolo, es un “work in progress” todavía lo que estamos haciendo, pero nos gusta y a la gente le gustó mucho. Nosotros teníamos un poco de susto de pasar de ser un grupo eléctrico, como guitarrero y a veces rabioso, a una formación que por empezar no tiene batería… O sea Lautaro toca bombo y percusiones. En el Podestá particularmente como era un show corto no había ni siquiera guitarra, hubo así como una especie de trío de teclados. Hoy sí va a haber guitarra como artista invitado en un par de temas, se mantiene esa cuestión bastante folk, pero aunque no lo parezca rockea bastante el grupo… El camioncito cargado con instrumentos no habla de la música que se va a tocar (risas). 

-Siempre Venus ha ido variando sus formaciones ¿Cuál es la de hoy?

  -Siempre hemos ido variando, pero siempre dentro de nuestro círculo de amigos. Hoy estamos Marina Olmi, yo, Gustavo San Martin en bajo y Lautaro Costa en percusión. Con Lautaro somos amigos desde hace no sé… 20 años, o quizás más, ni recuerdo. Y después con Gustavo…. ¿Vos sabés que con Gustavo no sabemos de dónde nos conocemos? Lo hablamos el otro día (risas). Pero Gustavo tocó en Venus desde el comienzo, grabó el primer disco... es un Venus total. Y Lautaro también grabó el primer disco y estuvo con nosotros en toda la etapa primera de Buenos Aires del grupo. Después nosotros migramos otra vez y la formación con la que anduvimos dando vueltas por Europa fue otra. Pero ellos siempre estuvieron ahí al lado de Venus. 

-¿Tienen canciones planeadas para hoy? ¿Se puede adelantar algo?  

-Vamos a tocar material de los dos discos que tenemos. Del primero que es del 2001, y de "Aura" que salió el año pasado…. Íbamos a tocar una nueva, pero no llegamos con los ensayos así que queda para la próxima. Pero sí vamos a hacer canciones de "Aura" que no llegamos a tocar nunca, ni siquiera en la época de España, porque había cuestiones operativas y de ensayos y siempre se caían de las listas, pero esta vez no, y son temas que nos gustan mucho.

-¿Cómo fue producir el nuevo disco de Morfi y Vinacho?

-Fue muy lindo, muy entrañable, hubo mucha suerte en muchos aspectos. Primero que no se perdieron las cintas, segundo que Bebe Contepomi puso muchas ganas y financió toda esta aventura, y tercero que las cintas estaban en buen estado, se pudo rescatar el material y nos enfrentamos a unas canciones que para los que participamos y conocíamos a Morfi nos parecen himnos, de hecho todos pensábamos que Morfi iba a ser un grupo que iba a dejar huella en el rock argentino, cuando digo todos digo Andrés Calamaro, Willy Crook… los que estábamos ahí en la cocina de eso, ¿no? Lo que va a salir como disco en principio no eran ni siquiera demos, eran juntadas en estudio… donde muchas veces se armaba el tema ahí mismo… por lo menos el ensayo era ahí mismo. Era como una juntada de sábado a la noche con amigos…. Algunos se juntan a comer asado y nosotros nos juntábamos a tocar en un estudio.  Había quienes eramos invitados por Guille, Gustavo, Carlos Lococco y Bebe, por supuesto, que eran los miembros fijos del grupo. Ahí estaba Andrés y se pasaba Claudia Puyó…. iban a comprar un whisky y volvían con el whisky y Claudia Puyó, que se la habían cruzado por la calle y le habían dicho vení a grabar. Era todo medio así. Los hermanos Arizona la verdad es que en los primeros 90 eran una institución del under. Nosotros sabíamos que esos temas eran geniales, pero la sorpresa fue que habían sobrevivido casetes de las sesiones que estaban todos gastados y entonces enfrentarse a las pistas como fueron grabadas fue la sorpresa de encontrarse con unos temas que eran mucho más elaborados y terminados de lo que nosotros pensábamos. Incluso mucho mejor cantados de lo que nosotros esperábamos. Enfrentarse a las letras de un amigo tan querido como Guille fue también una sorpresa… Además fue volver a encontrarse con toda la obra, no con una sola canción. Fue decir: vamos a hacer un disco con esto. Nos planteamos qué se puede hacer: esto se puede producir y hacerlo sonar como si fuera los Strokes o se puede ser fiel a lo que es. Y a mí me pareció que con eso había bastante, que émulos de los Strokes hay un montón dando vueltas y está bárbaro, pero esto era un documento que se hizo así, entonces solo agregamos lo que era indispensable… algún coro y ya. Los solos de guitarra son los que había, las guitarras son las que había… O sea es un disco fiel a lo que se hizo. Y lo genial es que es un flor de disco. Intenté no hacer algo que no hubiéramos hecho en ese entonces… Obviamente la tecnología ayudó a limpiar, pero lo hubiéramos hecho igual en aquél momento. Y es un tremendo discazo… para mí es sorprendente y fue un honor hacer este disco este año, que me lo había olvidado en la reseña del año de la pregunta anterior (risas). 

 

                               


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter