01 JUL 2015

Hogar, dulce estación de servicio

Nueva columna de Barbi de Utopians exclusiva para Generación B
2033
Por Barbi Utopians

Hoy leí en twiter un comentario del periodista José Bellas (@Pkbellas), sobre lo rara que es la gente que elige estaciones de servicio como lugar de salida. Y por un momento me sentí identificada. Me di cuenta que desde muy chica paso un tiempo ridículo en estos lugares. Hasta podría dividirlo en mi etapa Shell y mi etapa Ruta.

 

La "etapa shell" sería mi adolescencia. 

 

Cuando sos adolescente es crucial encontrar un lugar intimo para planificar como conquistar el mundo. Ese lugar para mi era la shell de Balbin y Machain, donde ahora reside un edificio. Estaba cerca de nuestra sala de ensayo, abierto las 24 hrs y en ese entonces podías hasta fumar y tomarte una cerveza. Paraíso adolescente. 

 

Y mi otra Shell era la de Monroe y Balbin, a la cual recurría por las madrugadas con mi amigo Gus. Escapando de el infierno juvenil de vivir con tus papás y sentir que con 18 años deberías tener un piso en libertador... o la intimidad de una fina estación de servicio. 

 

La otra etapa importante es mi presente y últimos 10 años, girando con Utopians. Cada gira incluye por lo menos 4 paradas diarias en estaciones de servicio, para hacer pis, estirar las piernas, comprar basura comestible y claro cargar nafta.

A medida que pasan los años, te volves un "Trip Advisor" de estaciones. Sabes cual es perfecta para cada necesidad. 

 

Los baños los identifico en 4:

- Los vips: los que están ubicados adentro del service. Siempre limpios y listos para lavarte los dientes, ponerte los lentes de contacto, usar el inodoro, y hasta cambiarte la remera.

- Los clásicos: los que están afuera, pero pertenecen a estaciones grandes. Siempre limpios, pero con olor. Podes lavarte los dientes, no recomiendo manosear lentes de contacto, usar el inodoro, sin cambio de ropa.

- Los asquerosos: los que casi siempre están afuera de las estaciones pequeñas. Nunca limpios, y con olor. No da quedarte mucho tiempo, así que solo inodoro. 

- Los repugnantes: Estos por lo general están situados en la ruta pero en la puerta de las ciudades, cerca de los boliches y estaciones de bondi. Nunca están limpios, el olor no puede replicarse ni en un laboratorio de experimentos nazis, y no hay inodoros, así que te aguantas y esperas a la próxima estación. 

 

 

Las estaciones se actualizaron mucho. El cafe con leche te lo venden como latte, en algunas hay comida caliente, y hasta puestos de empanadas noble repulgue. Y con el tiempo aprendés a memorizar donde quedan las mejores.

Cuando agarramos Ruta 2 todos esperan ansiosos el único McDonald situado en el medio de una autopista. De Buenos Aires a Rosario, sabemos que esta la estación con Cantina, donde se come como nunca. De Rosario a Córdoba aprendimos que si no entrás a un pueblo a cargar nafta... te quedás. Asi conocimos lugares como Morrison, Armstrong, James Craik y nuestro favorito y de nombre más criollo... Oncativo. Ahí tenemos una estación con baño "clásico" y un kiosco con los mejores sanguches de milanesa de la ruta 9. 

 

Lo mejor de las estaciones de ruta son su clientela. Por un lado tenés a gente como nosotros que esta de paso. Pero también tenés los que van a "parar" a la estación, y no son adolescentes, ni tienen que cubrir ninguna necesidad básica. En el podio de "raros en estaciones de servicio" el puesto nro 1 y 2 se lo llevan los yankis. 

En una ruta de Texas el cajero de la estación resultó ser un vagabundo que se hacía pasar por empleado simplemente por placer, y no sabían como sacarlo del lugar. Y en una estación de Nuevo México, donde vendían cualquier tipo de arma, vimos como algunos de estos "clientes fijos" probaban armas de electrochoque (taser) en sus cuerpos. 

 

Aun asi, las estaciones de servicio para mi son sinonimos de felicidad. cada vez que me bajo de un auto, disfruto el baño sucio, la comida chatarra y los calambres en las patas. Se que estoy volviendo o yendo de algún lugar con mis amigos y haciendo lo que más me gusta en el mundo que es tocar.


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter