23 JUL 2014

Hola

1213
Por Barbi Utopians

Nunca pensé en escribir. No soy periodista ni escritora, muy lejos de eso, soy cantante y guitarrista. Pero hablo mucho y Bebe me invitó a que junte algo de eso y arme una columna.
La idea me parece divertida, a falta de terapia, una buena catarsis.

Empezar se me hizo difícil. Recordé que la gente lee estas cosas. Que todo lo que escriba puede armar una opinión sobre mí. Recordé que por eso dejé de tener redes sociales. Y me puse a pensar en qué momento comencé a tenerle miedo a la opinión pública, traté de acordarme si recibía opiniones antes de internet.

Me acuerdo de estar pelada y con ropa extra large, con miedo a que me vean como mujer. Me acuerdo de que me dijeran después de un show "Me encantó la banda, pero vos tenés que practicar canto”.  Después de eso no dormí por una semana.  Me acuerdo de que se me acerque el dueño de la sala de ensayo y me diga "me parece que tenés que afinar la guitarra". Todo era tan real y solo pasaba 2 o 3 veces por año.

Vi políticos, actores, músicos, responder a insultos por twitter. ¿Cómo era antes? Vivían matándose a piñas, o la gente era un poco más tímida con sus opiniones?
Y ahí me acordé de algo que me dijeron, de esas cosas que te dicen a los gritos en un boliche, y terminan siendo una epifanía. Era una época en la que recibía muchos mensajes de un tipo digno de tener su propio documental en Investigation Discovery. Fue Malena Pichot la que me dijo, después de contarle mi historia, “nunca nadie me paró por la calle para decirme nada malo, es todo irreal”.

Esa fue la noche que llegué a mi casa y me borré de las redes sociales.
 
Fue bueno volver a la vida desconectada. Pero perdí algo, mi habilidad de monologuear, poder recomendar un show, compartir el suceso más bizarro, insultar a Brasil en el mundial. A falta de redes, que mejor lugar pude encontrar que Generación B...
 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter