22 SEP 2015

La decadencia es así

Qué pasa cuando un festival anuncia a la banda más importante, abajo de otras
1152
Por Esteban Rial

por Esteban Rial

 

Ya el sólo hecho de estar esperando un colectivo de esos que baja por Álvarez Thomas/Niceto Vega potencia la hipersensibilidad apocalíptico rockera latente de cualquiera en cuanto cualquiera, ni hablar de un alguien cuyo corazón sigue latiendo en clave zonasureña… Fue en esta situación que releí atentamente y de muy cerca un cartel que ya había logrado escandalizarme la primera vez que lo avisté desde la vereda de enfrente, algunos días antes, anunciando la segunda edición de un festival de artistas locales a orillas de la General Paz, más precisamente cruzando.

 

Algunas aclaraciones pertinentes: 1) los festivales en sí no son mi para nada mi formato favorito para escuchar música y mucho menos para ir al baño, pero bueno, se supone que soy un periodista de rock y ya me quedé con ganas de ir a la primera edición de este preciso festival, al que pienso concurrir para cubrir con la mejor de la mejor; 2) graficamente hablando el cartel me caía y me cae simpático, y hasta conceptualmente el festival también, en cuanto a que no parece dominado por las típicas tilingadas pseudoextranjerizantes que entre otras taras nos caracterizan ni por la o las marcas auspiciantes, cosa que en lo personal agradezco. 

 

Lo que me escandalizó, y no puede parar de escandalizarme, es una cuestión de jerarquías, ya que, a igual cuerpo tipográfico, se destacan tres más que respetables grupos de rock rioplatenses, dos argentinos (uno más stone y otro más hardrockero) y uno uruguayo de nombre exageradamente desagradable (cuestión de gustos), y, mismo cuerpo tipográfico, en cuarto lugar se anuncia una misteriosa Banda Sorpresa; luego, a continuación, y en menor tamaño de letra, entra apretado Auténticos Decadentes, por Los Auténticos Decadentes, y es entonces que casi me dan palpitaciones, y aunque creo que se me pasa enseguida obviamente la procesión va por dentro.

 

Para peor un par de horas después de masticar el disgusto le comento semejante afrenta a la moral pública y privada más elemental a un alguien de supuesta confianza, que, socarronamente y queriendo defender lo indefendible, me pregunta quién lleva más gente o algo por el estilo… Termino recordando (a veces la memoria a corta plazo me funciona), que durante este año electoral de vacas flacas la Gran Banda Argentina hizo un Luna Park por todo lo alto, y que además en México en El Palacio de los Deportes, blah blah blah, etc, etc, y que con todo el respeto a todas las bandas con sus varios miles de admiradores que Los Auténticos Decadentes son un grupo de otra constelación y liga intergaláctica, que no pueden ser nunca menos que nadie, más bien todo lo contrario...

 

Días después, pensando en este texto y contexto, entro en la página web del festival y veo el nombre completo de los máximos animadores de fiesta de nuestra era al mismo tamaño que el resto, y un poco me tranquilizo (pero no tanto). 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter