22 JUN 2017

La importancia de llamarse Santiago

En su nueva columna, Rial Esteban aplaude el nuevo disco de El Mató y reflexiona sobre Santiagos varios
1107
Por Esteban Rial

Más allá de las buenas y no tan buenas compañías y/o la soledad de cada cual (que al final no hay nada como el calor humano) al invierno se lo combate mediante abrigo, calefacción, infusiones, destilados y música capaz de engatusar al frío que nos rodea cuando no nos cala hasta los huesos (lo que mata es la humedad), y por eso creo que nunca ninguna bienvenida a un nuevo disco me pareció más indicada que la sucedida durante la nochecita de ayer nomás miércoles 21 de junio, cuando el grupo platense universal El Mató A Un Policía Motorizado festejó el lanzamiento de "La Síntesis O´Konor" (su mayor obra maestra a la fecha y uno de los discos del 2017 como mínimo), convocando a amigos, aliados y simpatizantes a la coqueta y heroica disquería Mercurio, tan bien instalada y atendida ella en el Patio del Liceo en Avenida Santa Fe al 2700, que para los que no lo conocen es uno de esos centros del universo generacionales que de vez en cuando ocurren, pero pocas veces con tanto pero tanto encanto.

El disco es una belleza de principio a fin a la altura de su simple adelanto El Tesoro, y aunque ya lo habré escuchado siete veces prefiero seguir asimilándolo antes de avanzar en cualquier supuesto análisis: por ahora me limito a saludar su aparición y felicitar a sus cinco integrantes y alrededores, y a destacar muy especialmente la tarea de Eduardo Bergallo, que ya venía laburando con la banda en estudio y en vivo y en directo, pero al parecer durante la estadía en Texas tanto la banda como su productor le dieron una vuelta de tuerca alquímica a su sociedad de hecho, redondeando así El Mató su disco más luminoso, accesible, ambiental, adictivo y pop, una obra que marca un antes y un después escénico, etc, etc, y el que tenga alguna duda con concurrir a Niceto este jueves 22, viernes 23, martes 27 o miércoles 28 podrá despejársela. 



Pensando fundamentalmente en Santiago Barrionuevo (voz cantante, bajista, autor, ilustrador, diseñador gráfico y carismático líder motorizado) por un lado, y en mi hermano Santiago Rial Ungaro por el otro, hace un año largo que tengo pendiente titular una de estos artículos de opinión La Importancia de llamarse Santiago: más de una vez lo hablé con los colegas Santi Torres y Santiago Delucchi, y anoche mismo antes de ir al Patio del Liceo se lo comenté a Santiago Abregú, también periodista y guitarrista de Sally Conforte... Sin pensar demasiado se me vienen a la cabeza Santiago Moraes de Los Espiritus, Santiago Aysine de Salta La Banca y Santiago Moreno Charpentier, alias el Chano... En otras palabras, nunca hubo tantos Santiagos influyentes y/o convocantes, y no me digan que Santiago es un nombre cualquiera porque ninguno lo es, y mucho menos Santiago.

Por lo pronto, mi hermano menor Santiago al frente de Dchampions toca este viernes 23 de junio en mítico Podestá de la calle Armenia junto a Pilotos y el debut mundial de Le Miau; a ver si nos entendemos: las últimas dos fechas Dchampions fueron con Bestia Bebé en el Tio Bizarro y Las Ligas Menores en Niceto, y en ambos casos la gastaron a un nivel que ya me hubiese gustado que Perdedores Pop haya sonado así alguna vez... Tienen una tremendísima lista de temas escrita por el mejor periodista de rock de mi familia, una base rítmica con alta tendencia a entrar en trance y un entretejido de guitarras y teclados y voces en los que la voz y guitarra de Santiago pueda fantasmear tranquila. Yo cuando puedo y me ponen micrófono hago coros, y lo que sí me parece una verguenza que no toquen algún tema mio, pero bueno, vos viste qué cancheros son todos los de zona sur.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter