02 JUN 2015

Libros que invitan a pensar y pensamientos que ayudan a leer

Nueva columna exclusiva para Generación B
3110
Por Bambi Tanbionica

Estoy sentado en un avión, camino a México, casi diez horas de viaje. Esta vez me toca viajar en el vuelo diurno, no es lo mas frecuente, me cuesta conciliar el sueño ya que anoche pude dormir bastante bien. Nos han ofrecido un buen almuerzo y un sistema de entretenimiento para matar las horas. De pronto recuerdo que me traje un libro, algo que tampoco es tan habitual, pero con entusiasmo aprovecho la luz que se cuela por la ventana de un pasajero desconsiderado y me decido sumergir en el universo de “Como funciona la música” de David Byrne. 

 

Meses atrás, durante mis vacaciones, este libro me lo había regalado, con mucho acierto, mi amigo Javier Calequi, músico que vive en Madrid. Lo despache en la valija y decidi reservarlo para un momento especial.

 

Tenía solamente dos o tres recuerdos acerca de David Byrne y de los Talking Heads. 

 

El primero tiene que ver con otro amigo, en este caso melómano, Diego Poso, que hace unos cuatro o cinco años cuando nos juntábamos a repasar bandas de forma cronológica, nos convidaba rarezas de su bunker musical y juntos nos aventurábamos a entender la new wave o algunas otras ramificaciones del rock. Diego me había hablado mucho de esa bandas, de su experimentación con elementos percusivos africanos y la teatralización en sus conciertos. De hecho eso me había servido para entender las influencias de algunas grupos que escuché en los años 90. Aún así no investigue mucho mas sobre ellos, hasta que, en una oportunidad que fuimos con Tan Bionica a tocar a Paris, nada menos que en el famoso y lamentablemente cerrado Virgin Mega Store de Champs Elysées, me compre un grandes éxitos de Talking Heads (The Essential) y descubrí que conocía muchas de sus canciones.

 

Otro recuerdo que tengo, unos años mas acá, cuando vivía en el barrio de la Chacharita, pase manejando cerca del bar de la calle Rodney y me llamo la atención que estaban filmando un videoclip del grupo La Portuaria con un señor de pelo blanco que cantaba en ingles. Después de investigar un poco supe que era David Byrne y que mantenía una amistad con la banda y habían hecho algunas colaboraciones.

 

Es increíble a veces como los acontecimientos fortuita o conscientemente van acercándote a un hecho artístico o un personaje determinado. Una noche estaba con mi esposa navegando en Netflix buscando alguna comedia para ver y dimos con un film medio freaky; una suerte de parodia de Robert Smith medio desopilante con una trama densa pero súper interesante. “This Must be the Place” donde casualmente hacía una intervención el mismísimo David Byrne junto a Sean Penn. Por ultimo, ahora asalta mi mente una versión de Cienfuegos, proyecto paralelo de Sergio Rotman (saxo de Los Fabulosos Cadillacs), de la canción “Once in a life time” de Talking Heads. Pareciera que la inquietud de este ecléctico artista, que de hecho hizo muchos proyectos mas que aquí no menciono, me toca de alguna manera. El circulo se cierra. OK, voy a leer el libro.

 

Lo que sucede en el libro, si bien es maravilloso, lo podrá experimentar cada uno y mis comentarios son prácticamente irrelevantes. Aunque les puedo adelantar que explica de una manera muy clara y analítica todo el universo de la música en todas sus áreas. SI sos artista o estás vinculado de algún modo a este mundo, seguro te va a interesar y si solamente sos oyente o fanático de este arte también tendrás una aproximación a muchos conceptos muy interesantes.

 

El entusiasmo me dura un rato mas y tengo varios vuelos por delante en los próximos días. Mis compañeros de ruta duermen ahora. Recientemente fue mi cumpleaños y recibí varios libros mas, pronto me voy a aventurar al mundo del café en la pluma del querido periodista y somellier, Nicolás Artusi, después le cuento que tal. 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter