25 ABR 2016

Los Fabulosos Cadillacs en 5 discos fundamentales

Mientras escuchamos sus temas nuevos, repasamos sus clásicos más famosos
1095
Por Carlos Iogna Prat

por Carlos Iogna Prat (@CuchiPrat)

 

Los Fabulosos Cadillacs están de regreso. El viernes se conocieron cuatro canciones que formarán parte de “La Salvación de Solo y Juan (Primer Acto)” y que pudiste escuchar en Generación B. En su nuevo disco, el grupo se mete en un álbum conceptual cargado de referencias a sus últimos años musicales.

 

En agosto se cumplirán 30 años de su debut discográfico, aquel recordado y querido “Bares y Fondas”. Un disco fundamental para entender el primer objetivo musical de la banda cercano al ska y new wave. Fue el primer gran paso dentro de una carrera cargada de éxitos. Nos tomamos la tarea de seleccionar cinco trabajos de LFC que marcaron un momento especial dentro de su carrera y que llevaron su música a otro nivel.

 

1. “Yo Te Avisé!!” (1987). Para este segundo disco, el grupo contó con la presencia en la consola de Andrés Calamaro. La tarea del reconocido músico fue fundamental para el orden de la banda a la hora de grabar. En el primer disco habían contado con la producción de Daniel Melingo.

 

El disco siguió dentro de la línea del ska, más coqueteos con otros estilos como el reggae o el dub. Canciones como El genio de Dub, Mi novia se cayó a un pozo ciego (primer gran corte que sonó en todos lados) y Yo no me sentaría en tu mesa, tema que se lo relacionó con un festival organizado por la Juventud Radical en Obras Sanitarias. Durante la conferencia de prensa, el grupo no se quiso sentar al lado del diputado Jesús Rodríguez. La banda luego negó que la canción trate sobre el tema, aportando que ya existía antes del disco. En “Yo te avisé” también podemos encontrar otros grandes temas como el que le da título al álbum y Estoy harto de verte con otros. También tiene un pegadizo instrumental que lleva el nombre de la banda. La estética del grupo, marcada por el estilo 2 Tone y el revival ska inglés de fines de los ’70, está presente en la foto de la tapa y el logo distintivo que diseñó Naco Goldfinger, en aquella época integrante de los vientos del grupo. Con este álbum el grupo dejó de ser una promesa de verano y comenzó a tocar en distintos escenarios del país con una gran respuesta por parte del público.

 

 

2. “El ritmo mundial” (1988). No es fácil para una banda dar en la tecla con su tercer trabajo de estudio. En el caso de LFC habían arrancado bien con su debut y se transformaron en la banda del momento con la salida del segundo. Para el tercer material, el grupo buscó de profundizar sus raíces y buscar también otros estilos para sumar a su repertorio como la salsa y el rap. En el disco podemos encontrar Revolution rock (un tema que también grabó The Clash), a la magnífica Celia Cruz en el exquisito Vasos vacíos, un estilo más cercano a The Housemartins en Número 2 en tu lista, y un cierre a puro ska y corazón de borrachera en Te tiraré del altar. Todo este conjunto de ideas y estilos están presentes de alguna manera en su tapa con la imagen de los integrantes.

 

 

3. “Volumen 5” (1990). Una nueva década. Ya no estaba Luciano Giugno en la banda (ahora conocido como el Tirri) y entró en su lugar el percusionista FernandoToto Rotblat. Su anterior disco “El satánico Dr. Cadillac”, no tuvo la repercusión buscada más allá del tema que le dio nombre a la placa. También estaban la pegadiza "Contrabando de amor" y el rap "El mensaje soy yo". Para "Volumen 5" LFC probó temas como "Radio Kriminal" y "Demasiada Presión", que tuvo una importante repercusión. También probaban suerte con unos covers como "Miss You" de los Rolling Stones y  "A Message To You, Rudy" compuesta por  Dandy Livingstone y popularizado por The Specials.

 

 

4. “El León” (1992): Marcó el resurgimiento de la banda. Canciones poderosas que invitaron al movimiento. Hay de todo. Podemos disfrutar de rock, pop, salsa y mucho más. Un disco cargado de hermosas canciones que se transformaron en éxito. Marcó un crecimiento de la banda tanto en la composición como en el plano sonoro. La presencia del productor K.C. Porter fue muy importante para la banda. El grupo pasó por distintos estudios de grabación en los Estados Unidos para dar con el material.  Así podemos encontrar la irresistible Carnaval toda la vida, la invitación al baile en "Gitana", el toque reggae de Siguiendo la luna, rock enérgico en Arde Buenos Aires, una interesante versión de Rubén Blades y su "Desapariciones" y la contundente Manuel Santillán, el león con su particular intro. Para muchos, el mejor trabajo de Los Fabulosos.

 

 

5. “La marcha del golazo solitario” (1999): Aquella idea de fusionar sonidos también estuvo presente en este disco. Se alejaron de un concepto cercano a influencias como Mano Negra y del mega éxito que habían tenido unos años antes con Matador. El candombe, tango y jazz están en algunas canciones del listado. Muy lejos había quedado aquella historia de un grupo de amigos que quería divertirse en la música. Para ese momento, Los Fabulosos Cadillacs era un nombre de peso que había conquistado laureles en distintos puntos del continente Americano.

 

 La Vida, CJ, Los Condenaditos, Vos sabés, La Rosca y Álamo fueron algunas de las canciones que conquistaron al público. Ariel Minimal le introdujo a la banda un nuevo vuelo desde su guitarra. Buenos arreglos, calidez, innovación. Un disco que siempre es muy bueno volver a escuchar.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter