18 SEP 2017

Los Ratones volvieron con los dientes afiladísimos

25.000 personas se acercaron al Hipódromo de Palermo para celebrar su cátedra de rock & blues
2953
Por Esteban Rial

Tras casi siete años alejados de los escenarios, Juan Sebastián "Juanse" Gutiérrez, Pablo "Sarcófago" Cano, Pablo Memi y Rubén "Roy" Quiroga volvieron a juntarse arriba de una suerte de tabernáculo montado en nombre de Isenbeck Rock & Chop para una auténtica celebración rockera que confirmó por qué fueron, son y serán una de las mejores bandas de nuestra historia patria. 

Fueron dos horas de música con una lista de treinta y dos canciones que arrancó nada menos que con Ceremonia, Sucia Estrella y Sucio Gas, y que además de clásicos hitazos como Carolina, Rock del Gato, Juana de Arco, Rainbow, Sigue girando, Cowboy, Enlace y siguen los títilos, también supo deleitar a los fans de toda la vida con Un Vodka Doble con Sarcófago en la voz líder y un intenso y extenso solo de batería a cargo de Roy... El último temón de la noche fue Para siempre, en donde Juanse cambió el verso "No tengo religión, tengo ansiedad" por un actualizado "Ya tengo religión, no tengo ansiedad".




Asisitidos por los excelentes teclados de Germán Wiedemer (no por nada elegido por Andrés Calamaro para concentrarse en su cante rodado), una sección de tres vientos (Garofalo, Fortuna y Viglio) y tres coritas (Gori de Fantasmagoria, Flor y Adry de Boconas), más la aplaudidísima participación sobre el final del Zorrito Von Quintiero como invitado estrella, Los Ratones lucieron las virtudes mecánico rítmicas euforizantes de siempre, pero a partir de su flamante vuelta parecen haber ganado en aura y hasta en gracia santificante: tanto a nivel base rítmica como tandem guitarrístico, Los Ratones Paranoicos son cosa seria a la hora de sacar chispas y contagiar vitalismo y celebración del palo y a la bolsa.


En otra palabras, Los Ratones llegaron para quedarse y reinar rockeramente. En lo personal y sin ningún ánimo de generar polémica alguna, con todo el respeto a Ciro y Los Persas sumando estadios, La Beriso batiendo records, La Renga huracaneándola y el Indio Solari liándola gorda, las sustancia energética de Los Ratones Paranoicos es de mayor pureza y calidad rockera, por los siglos de los siglos, amén.
 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter