21 AGO 2016

Mano a mano con el guitarrista de Megadeth

Kiko Loureiro habló de su experiencia con el colorado Mustaine antes de los dos shows en el Luna Park
1301
Por Carlos Iogna Prat


Megadeth cuenta con una gran cantidad de seguidores en la Argentina. En cada una de sus visitas sorprende con sus shows dotados de una imponente energía. En esta oportunidad, la banda liderada por Dave Mustaine está presentando su nueva producción “Dystopia”.

 

Para este disco, el grupo norteamericano sumó a dos nuevos integrantes: uno que viene de la banda brasilera Angra, Kiko Loureiro y el baterista de Lamb of God, Chris Adler. Son en este 2016, dos piezas muy importantes para los nuevos temas de Megadeth junto al bajista David Ellefson

 

Luego de los shows en Neuquén, la banda viajó para seguir con su periplo por Brasil y prepararse para dos shows que prometen mucho en el Luna Park, el lunes 22 (con entradas agotadas) y el martes 23 de agosto. Antes de su llegada, en Generación B hablamos con el guitarrista Kiko Loureiro.

 

-¿Qué significado tiene para el grupo tocar en la Argentina?

 

-Es muy importante para nosotros. También de descubrir la respuesta del público en otros escenarios del país como el de Neuquén. El público argentino responde de una manera increíble.

 

-Megadeth cuenta con una extensa carrera con varios éxitos. Una banda reconocida en todo el planeta ¿Cómo te sentís al formar parte del grupo? ¿Cómo es tu relación con Dave Mustaine?

 

-Es un honor estar en el grupo y la relación que tengo con el resto de los integrantes es muy buena. Dave es una gran persona, muy inteligente. Hacemos un gran trabajo en las guitarras. Él me enseñó muchas cosas. Recuerdo las primeras semanas cuando me junté en el estudio para conocerlos. Se comportaron muy bien conmigo y tenemos una gran relación.

 

-¿Cuál es tu trabajo favorito de Megadeth?

 

-Es complicado de elegir. Estamos tocando muchas canciones viejas y la verdad que me gustan todas. Es interesante ver lo diferente que son desde el análisis de su composición. Por ejemplo el primer disco en relación a los trabajos que publicó el grupo en los ’90.

 

 

-¿Cómo te sentiste con tu tarea en el último disco “Dystopia”?

 

-Fue todo muy interesante. Quedé conforme con el trabajo realizado. También es una canción que me gusta mucho, tiene un buen groove y solos de guitarras. Es una buena canción para tocar en vivo.

 

-¿Qué nos podés contar de tu estilo musical?

 

-Crecí escuchando bandas de heavy metal y también me gusta mucho la música brasileña que me llevó a la fusión y al jazz. Por ejemplo me interesa mucho Astor Piazzolla. Recuerdo que mis padres escuchaban mucho flamenco y tangos de Carlos Gardel. No había mucho rock en mi casa. La música de Brasil tuvo mucho que ver en mi estilo al tocar. También hay cosas de Scorpions, Aerosmith o guitarristas como Steve Vai, Jeff Beck o George Benson, entre otros. Me interesan mucho los sonidos de la guitarra acústica y de explorar la música sudamericana. Cuando tengo tiempo libre en el hotel me pongo a escuchar el folclore argentino o de otros países como Paraguay.

 

-¿Siempre te interesó la guitarra?

 

-Sí, comencé con una acústica que tenía mi hermana. Su profesora venía a casa a darle las clases. A mí me empezó a interesar y a descubrirla. Me la pasaba tocando las cuerdas. Luego comencé a tomar clases y con el tiempo me interesé por el rock.

 

-¿Qué significó tu trabajo con Angra?

 

-Fueron muchos años. Comenzamos en 1993 e hicimos una carrera muy importante. La experiencia fue genial y me sirvió mucho. Tocamos por distintos países y pudimos aprender cómo se tiene que trabajar en el mundo de la música. Por ejemplo el disco “Angels Cry” fue difícil de grabar y a la gente le gustó mucho. En “Holy Land” pudimos combinar música brasileña, africana. Fue muy exitoso en Europa y nos dio la posibilidad de tocar mucho por países como Francia o Italia. Con “Temple of Shadows” ganamos muchos premios y fue un éxito en Japón.

 

-¿Cómo te sentís sobre el escenario?

 

-No es una pregunta fácil de responder. El trabajo de ser músico es muy complicado, uno tiene que viajar mucho y tiene que sentir algo muy especial. Hay muchos que dejan de hacer giras o prefieren estar en sus casas. Es una forma de vida y es una decisión muy importante que uno tiene que tomar. Estar en el escenario siempre es hermoso, pero tenés que sentir algo más. En mi caso me encanta y aguanto todo ese ritmo.


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter