22 JUN 2016

México 86: la música que motivó a los jugadores antes del partido

A 30 años de Argentina 2-Inglaterra 1 en el Mundial 86, lo que sonaba en cada plantel
1863
Por Carlos Iogna Prat


Un hecho histórico dentro de los mundiales. No fue un encuentro más entre las dos selecciones. Fue el primero en un Mundial luego de la Guerra de Malvinas. Aquel 22 de junio quedó marcado para siempre. Tres décadas de un momento inigualable. 

 

Muchos recordarán aquella mano mágica del Diego tocando la pelota en el primer gol. La famosa “Mano de Dios” que quedaría en el recuerdo, más un segundo gol del 10 que se transformaría en el más lindo de la historia. Un endiablado Maradona gambeteando ingleses con la pelota dominada en su pie izquierdo. Magia pura.

 

La música fue protagonista en aquellos días. Fue importante para los deportistas, una buena forma para bajar las tensiones. Eran otros tiempos, faltaban muchos años para la llegada del mp3 y iPods. No existían las redes sociales y aquellas canciones marcaron a los jugadores que podían despejar su mente escuchando casetes con artistas del momento. No habían muchos walkman y los recordados equipos gigantes eran los responsables de difundir aquellos sonidos.

 

Dentro de la concentración argentina las canciones ocupaban un lugar muy especial. Y más aún cuando la delegación viajaba al estadio. “Teníamos un casete con música, con un par de temas que escuchábamos arriba del colectivo, y por cábala no podíamos llegar a la cancha antes de que esos temas terminaran. Si el chofer manejaba más rápido que de costumbre, lo hacíamos detenerse en la autopista que nos llevaba a la cancha y calcular el tiempo de la canción para llegar justo. Los policías que manejaban las motos adelante nuestro no entendían nada” destacó Oscar Ruggeri.

 

Los jugadores argentinos estaban confiados en la previa del histórico partido. Sabían que tenían una responsabilidad muy grande y que los ojos del mundo iban a estar puestos en ellos. Pero también necesitaban darse fuerzas entre ellos y un buen listado de temas sería más que necesario. Una de las canciones que estaban en aquellas viejas cintas era el ya clásico de Bonnie Tyler, Eclipse total del corazón. También sonaba en la previa Gigante Chiquito, de Sergio Denis.

 

 

Qué mejor el tema de la película “Rocky” para ese gran momento. “Cuando sonaba esa canción, te motivaba, nos sentíamos parte de la película. Llegábamos gritando a la cancha, era una cosa de locos” contó el jugador Sergio Almirón a Andrés Burgo, autor del libro “El partido”.

 

“La de Rocky sonaba última. La poníamos faltando dos cuadras para llegar a la cancha. Teníamos que entrar al Azteca con esa canción. Y hasta que no terminaba, no bajábamos del colectivo”, destacó Ricardo Giusti, otro de los héroes de aquella querida selección.

 

Valeria Lynch fue otra de las grandes voces que sonaba por aquellos días. Cada día más fue otra de las cábalas y la responsable de musicalizar el gran documental “Héroes” y las jugadas magistrales de Diego Maradona.

 

Por el lado inglés, los jugadores también buscaban distraerse y motivarse con sus canciones. En aquella mañana, los integrantes de la selección volvieron a hacer el ritual de llevar música a sus oídos. “Fue un día raro, desayunamos a las 8 de la mañana, copos de maíz y banana” contó Peter Reid, mediocampista inglés, en ‘Invierno en Everton, verano en México’. Después viajamos al estadio, y eso fue fabuloso: en las calles, los fanáticos mostraban las banderas de sus países. En el colectivo escuchábamos el casete habitual, con música de los Beatles y los Rolling Stones”.

 

Algunos “players” tenían un gusto particular. Tal fue el caso de Glenn Hoddle que antes de cada partido escuchaba The Eagles. Era su manera de relajarse.


El partido fue un momento único que excedió a la propia copa. Argentinos e ingleses en el gran estadio, con la única idea de ganar. Salió a favor nuestra. El partido terminó 2 a 1 a favor de la Argentina. Pero la historia se encargó de inmortalizarlo con dos momentos mágicos de Maradona.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter