12 NOV 2016

Movistar Fri Music: Soda Stereo tuvo su gran homenaje

25 bandas de toda América Latina se reunieron en Buenos Aires para celebrar la música de la banda que lideró Gustavo Cerati
1713

El mega homenaje a la música de Soda Stereo empezó este sábado después de las 14 hs. Veinticinco bandas de América Latina celebraron las canciones del trío argentino en Figueroa Alcorta y Pampa, en un predio que incluía actividades para la familia, food trucks y hasta un samba. 

 

Bien temprano Flo abrió el festival, luego de ganar la batalla de bandas de Movistar. Aparte de sus canciones, se despacharon con Ella usó mi cabeza como un revólver. Le siguieron Rey Hindú (con varias canciones de la etapa solista de Gustavo Cerati), Walter Dominguez que hizo versiones de Lo que Sangra (la cúpula) y Vitaminas

 

 

Uno de los más esperados de la tarde fue Leo García, que captó la atención de un público cada vez más numeroso con su tema Isla y luego sorprendió con versiones de Signos, Prófugos, Imágenes retro, Primavera Cero y Hombre al agua

 

 

Al finalizar su set, le siguió Indios que ratificó su lugar en la escena del rock actual y tras un par de canciones propias, invitaron a Ale de Barco para hacer Ángel eléctrico. Luego subió Banda de Turistas y deslumbró con una original versión de Zoom

 

 

Massacre hizo un poderoso set rockero, se hizo acompañar por un coro de diez miembros que le dieron un tono gospel a sus canciones y tocaron Prófugos, con un brevísimo intermedio de Get it On de T Rex

 

 

Benito Cerati con su banda Zero Kill también subió al escenario "Zoom" y mostró parte de las nuevas canciones de la banda y expuso el amplio rango vocal que tiene. Su homenaje, dijo, fue más personal. Interpretó Perdonar es divino, del disco “Bocanada” que su padre editó en 1999. La versión dejó a varios emocionados, en especial al propio Benito que se lo vio bajar del escenario profundamente conmovido.

 

Una de las grandes visitas para este festival fue la de Carla Morrison. La cantante mexicana que viene de tocar en el último disco de Los Pericos llegó para dar un set contundente y sorprendió con dos buenas versiones de Soda Stereo: Té para tres y Zoom. Más tarde en el escenario de al lado subió Satélite 23, el último proyecto musical de Ale Sergi que se completa con Diego Poso y que cuenta con Bambi y Emanero como invitados. 

 

 

Richard Coleman fue uno de los grandes artistas de la noche. El guitarrista, que conoció mucho a Cerati en los inicios de Soda y que fue parte de su grupo hacia el final, arrancó su set con Azulado, un tema del segundo álbum del trío que también lleva su firma. Luego de repasar buena parte de sus canciones, se animó con Toma la ruta, del disco “Dynamo” con una potencia deslumbrante, alcanzando una calidad mayor en la forma en que la interpretó. Por original y por poderosa, fue una de las mejores versiones de la noche. 

 

 

Illya Kuryaki & the Valderramas le puso ritmo a la noche, hizo saltar a todos y pasó del Gallo Negro a Coolo y Ula Ula para que nadie se quede en su lugar. El dúo suena fuerte y poderoso y es sin dudas una de las grandes bandas de la Argentina en estos momentos. Su aporte al concepto general del festival fue con Ella usó mi cabeza como un revólver.

 

Leé también: Zeta Bosio "Es emocionante que nuestra música siga viva"

 

Para apaciguar a las masas Kevin Johansen empezó con un cuarteto de cuerdas tocando temas de su disco “Mis America” lanzando este año. Luego hace acompañado de su hija Miranda una emocionante versión de Corazón delator y más tarde invitará a Rubén Albarrán de Café Tacvba para cantar juntos Trátame suavemente, del primer disco de Soda y compuesta por Daniel Melero. El set de Johansen se destacó por su originalidad y amplitud musical, aunque tal vez hubiese sido mejor programarlo entre artistas menos festivos, para aprovechar el clima que su música genera, en especial si está acompañado por las cuerdas del Cuarteto Etéreo, que subieron al escenario del Movistar Fri Music. 

 

 

Zeta Bosio presentó su banda Shoot the Radio que acaba de lanzar el disco “Opera galaxy”. A Bosio lo acompaña Fernando Montemurro y juntos proponen una electrónica con grandes sintetizadores y el bajo de Zeta bien al frente. Canciones donde la voz es apenas un instrumento más, lograron captar la atención del público ante un set prácticamente nuevo para todos. Invitaron a Richard Coleman a cantar y también los acompañó Gillespi. El guitarrista y productor de Soda en el álbum “Doble VidaCarlos Alomar que viajó especialmente para este evento para acompañar a Zeta. “Gracias Soda por siempre, gracias Gustavo por tus canciones y gracias a ustedes por mantener viva la llama” dijo emocionado antes de volver a invitar a Alomar para hacer una particular versión de No existes con la voz de Cerati en loop, saliendo desde los parlantes hacia la multitud. 

 

 

El siguiente show fue el de Juanes. El colombiano es ya una figura de relevancia global y su visita a Buenos Aires le da una dimensión al impacto que la música de Soda Stereo tuvo en América Latina. Entre sus éxitos como la A Dios le pido, Camisa Negra y Me enamora, hizo una fiel versión de Cuando pase el temblor y cerró más tarde con Zoom. Recordó el impacto de Soda cuando él era jóven y el legado que dejó el grupo en el camino fundacional del rock en español. 

 

Finalmente los mexicanos Café Tacvba subieron al escenario para desplegar todas sus facetas y demostrar por qué son una de las grandes bandas de la región. A punto de lanzar su nuevo disco, el cuarteto que integran Rubén Albarrán, Emmanuel del Real y los hermanos Joselo y Quique Rangel desplegaron todo su poderío de la mano de las inoxidables El baile y el Salón, Ingrata, Chilanga Banda y El Puñal y el corazón, siempre con Albarrán sonriendo, bailando, recorriendo el escenario, arengando y proponiendo gozar y disfrutar. Su tema de Soda Stereo fue Juegos de Seducción, una canción que han tocado muchas veces incluso con el propio Gustavo Cerati a quien le reconocen una influencia determinante en los inicios de su carrera. 

 

 

Para el cierre casi todos los artistas de la noche se sumaron a Café Tacvba. Con Carlos Alomar en la guitarra parado bien al frente, con Ale Sergi con el micrófono dispuesto a liderar, con gran parte de los artistas del escenario Prófugos donde sonaron varias bandas emergentes (que cerró el chileno Alex Andwanter) todos juntos hicieron una desordenada pero emotiva versión de De música ligera, a la manera de “una que sepamos todos” del catálogo de Soda Stereo. Faltó el “gracias totales”, ese que inmortalizó Cerati en la despedida de 1997 y que quedó como una marca registrada. A través de su música, su ausencia fue lo más notable del festival. 

 

 

A nueve años del último concierto de Soda Stereo, el Movistar Fri Music vino a poner en relevancia la música de Cerati, Bosio y Alberti. Mucho más allá del festival sponsoreado, lo llamativo es la unión de los artistas para reivindicar -con sus mejores herramientas- las canciones de una banda que dejó una marca en la cultura de todo un continente. Aproximadamente setenta mil personas vieron en una plaza de Buenos Aires cómo el sueño de tres pibes se convirtió en el elemento que une a las voces de América Latina. De eso hay que estar orgullosos.

 

Fotos: Guido Adler


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter