26 FEB 2017

No todos los gatos son iguales

Una columna sobre polémicas gatunas y signos de los tiempos
1068
Por Esteban Rial
Algo lindo del 2017 es que te vas al kiosko a comprar alguna porquería más o menos viciosa, sabrosa y/o refrescante y de repente te recibe La Máquina de Ser Feliz, envolvente artefacto dieñado por Charly García, Gato de Metal en el horóscopo chino y Escorpiano Primer Decanato en el occidental de toda la vida, una canción que según pude leer en redes sociales disgusta a algunos colegas, amigos y vecinos, como que no está a la altura, o es un lástima no se qué o debería haberse retirado, argentinadas de la peor calaña (este es un país pretencioso e ingrato con sus próceres y hasta con sus máximas estrellas futbolísticas).
 
Tal vez todo sea una cuestión de hipersensibilidad felina y sintonía fina: a mi en líneas generales los gatos me encantan, admiro su elegancia y respeto su independencia, pero me dan alergia, así que tampoco soy de permitir se me anden subiendo para abusar de su poder felino e impregnarme en su existencia… En cuanto a los Grandes Felinos (léase tigres, leones, leopardos, guepardos, pumas, panteras negras o de otros colores), siempre me resultaron fascinantes, pero debido al peligro de tarascón y/o zarpazo letal nunca fui de acercarme demasiado por las mías, o sea que todo bien con unos y otros y unas y otras, pero la distancia se impone. 
 
Por otra parte y con respecto a reediciones históricas más o menos justicieros y/o polémicas en CD o en vinilo, supongo no está demás recordar que en cuanto escena artística, estilo musical popular y nicho de mercado, el Rock Argentino, también conocido como Rock Nacional, es en su totalidad es hijo, sobrino o un poco ahijado de los Los Gatos en tanto auténtico supergrupo fundacional de todo el Asunto de la Industria Discográfica.
 
Para poner las cosas en contexto: cuando ambos Albertos hinchas de River (Luis Alberto Spinetta y Carlos Alberto García Moreno) todavía eran alumnos secundarios, Félix Francisco Nebbia Corbacho ya era Litto Nebbia, el cantante de Los Gatos, precursores e inventores del estrellato beat argentino. Porque además de Litto tocaban el inigualable Ciro Fogliatta dando cátedra de afilado buen gusto tecladístico, la contagiosa y contundente base rítmica conformada por Alfredo Toth en bajo y Oscar Moro en batería y la guitarra de Gaetano “Kay” Galifi, sicicliano de nacimiento, luego reemplazado por otro itailoargentino, Norberto Aníbal Napolitano, nacido en La Paternal, mucho mejor conocido como Pappo… 
 
Luego yo en temas legales no me meto porque me aburren las cartas documento y trato de saber lo menos posible sobre leyes argentinas porque me amargo, así que un poco prefiero llamarme a un silencio cómplice y en cambia poner el foco en este tema de Leo García junto a Litto, Maestro de Los Maestros, que por esas cosas de la ridiculez de la época tuvo menos disfusión mediática que los cambios de régimen alimenticio de Leo, que se que acaba de grabar de nuevo con Avant Press, la banda más gatuna de la Breve Historia del Superpop que me hiciste mal y sin embargo te quiero:
 

            


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter