06 ABR 2016

Ojo con La Plata

En su nueva columna, Esteban Rial reflexiona sobre los shows de la capital de la provincia y su escena
1433
Por Esteban Rial
por Esteban Rial (@RialEsteban)
 
 
Que Coldplay hayan arrancado su gira mundial en el mismo Estadio Único donde Mick Jagger habló de comprarse un dos ambientes en Chacarita, nos da una medida de hasta que punto el planeta musical local está sufriendo una reconfiguración global de aquellas (y esto es solo el comienzo), en la cual la capital de la provincia que nos rodea se transforma en nuestro principal centro de convenciones de Rock de Estadios (total si salís antes de los bises agarrás la autopista y para las 12 de la noche estás en pleno palermo agridulce). El Estadio Único es una estructura superior al resto de estadios de fútbol porteños y bonaerenses, y frente a eso (más en esa escala de convocatoria) no hay mucho que discutir, y luego está la importancia de tener amigos con auto y ese tipo de cuestiones que hacen a la famosa logística.
 
Hablamos de la misma La Plata en constante irradiación alternativa de rabiosa actualidad, por ejemplo ayer martes los Pérez tocando en el programa de Pergolini justo en la semana de los tres Vorterix de El Mató (mañana jueves teloneados por Aldo Benítez), que al final es todo una cuestión de cosmovisión y magnetismo, y si a esto le sumamos a los 107 Faunos volviendo a Lima por segunda vez para tocar dos fechas a mediados de este mismísimo mes, y que también para esas fechas en el Bafici se estrena el documental sobre Adicta, entonces me da la impresión que en abril 2016 la cosa platense se puso a punto caramelo, por decirlo de alguna manera...

Ahora que ya sabemos que hasta nuevo aviso y hasta que no se concreten algunos negocios la plata no alcanza, en uno de esos cada vez más frecuentes casos de justicia poética La Plata brilla más que nunca, con luz propia invadiendo otras sensibilidades urbanas y con increíbles juegos de luces invitados vía pulsera... Y justo ahora también se confirma que para mediados de mayo toca el mejor de los cuatro beatles en tanto cuanto músico total y espectacular señor artista industrial, sir Paul McCartney, obviamente en el Estadio Único, y también va a Córboba, provincia que claramente se merece sus propios párrafos…

Tengamos en cuenta que a pesar de todo y de lo que nos gusta quejarnos, Argentina es un país insoportablemente de moda, la lista es ridícula: Messi, el Papa, la Reina Máxima, el Kun, Di María, Higuaín y muchos más, sin entrar en mayores sutilezas, son demasiado ídolos; por eso ahora las apuestas deberían ser por cual de los grupos o solistas que nos rodean lograrán convertirse en superestrellas de época, o en superventas, o en superalgo, que al final si hay una industria es porque hay artistas locales que son un fenómeno energético, personas con un don para captar la atención del semejante y la semejanta, seres humanos con una particular sensibilidad y una superior habilidad para contactar al otro, del otro lado del mostrador, de la reja, por favor bajate de ahí que no tenés la pulsera correspondiente.

Nada mejor para este tipo de textos que cerrar con un Charlie Rich, The Silver Fox, en este caso no cantando como los dioses sino hundiendo su reputación al presentar el Country Music Award correspondiente al “Entertainer of the The Year”, en 1975... El suicido comercial se consuma a partir del minuto dos, pero vale la pena el desconcierto de la audiencia ante el monstruito a cargo del polémico anuncio…



Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter