26 AGO 2016

R.E.M. reeditará "Out of Time", el disco que cambió el mapa político de los Estados Unidos

1263
Por Sebastián Grandi


A 25 años de su lanzamiento, R.E.M. reeditará su disco Out of Time, aquel que definió otro tiempo para la banda: una nueva era en lo sonoro, lo temático y lo estético dentro de un contexto cultural y político muy particular de los Estados Unidos. 

 

El séptimo trabajo del entonces cuarteto que formaban Michael Stipe, Mike Mills, Peter Buck y Bill Berry representó la transición de una ascendente banda de culto a estrellas del mainstream global, amplificada por el poder que tuvieron las radios universitarias para ser la banda de sonido de una generación de descontento entre el fin de las «Reaganomics» y el comienzo del «New World Order» de George Bush. 

 

Así todo, la banda se alejó de la impronta política y ambientalista que mostró en sus anteriores trabajos. La pluma ahora se mojó en el corazón y el oído viajó al pasado en busca de sonidos barrocos mediante instrumentos como la mandolina, los violines y el clavecín. Este fue, irónicamente y más allá de su contexto, verdaderamente un álbum «fuera de tiempo». 

 

«Cuando estábamos buscando un título, hablamos con gente que trabajaba en Paisley Park, el estudio de Prince en Minneapolis, donde mezclamos el álbum, y allí había una secretaria con la que todos estaban encantados porque se vestía muy bien —recordó Stipe a la revista SPIN— Le dijimos “el disco es sobre la memoria, el tiempo y el amor”. Ella respondió “En tiempo”, y Mike [Mills] replicó: “Fuera de tiempo”. Y eso fue todo».

 

Al éxito del álbum se le adelantó el suceso del single Losing My Religion. Grabada en 1990 y publicada en febrero de 1991, la canción fue resistida por Warner Music, con quien la banda había firmado un acuerdo por más de 10 millones de dólares en 1988, luego de dejar el sello independiente I.R.S. La multinacional consideraba que el corte no era apropiado para representar el momento de R.E.M. Sin embargo, ante la insistencia del grupo, se diseñó la estrategia de conquistar las FM de rock, las «campus» o «college radios» y el canal MTV, antes de presionar a las grandes cadenas para que hagan rotar el tema. Una vez que empezó a sonar y la banda comenzó a pasearse por todos lados defendiendo su hit, nada fue igual. 

 

 

El álbum se lanzó el 12 de marzo de 1991, estuvo 109 semanas en el ranking de los Estados Unidos, superó las 18 millones de copias vendidas en todo el mundo y ganó tres premios Grammy. Todo, curiosamente, sin una gira de conciertos que alimentase o respaldara ese fenómeno, algo inimaginable en nuestros días.

 

Al poderoso «Losing My Religion» le siguieron cuatro sencillos más: Shiny Happy People (con Kate Pierson, vocalista de The B’52 de invitada), Near Wild Heaven y Radio Song (con el rapero KRS-One). 

 

El suceso comercial no fue el único: R.E.M. se sumó a un movimiento que modificó el mapa político de los Estados Unidos. En el packaging del CD (por entonces, novel formato que venía embalado en largas cajas del mismo alto que los vinilos, para que las disquerías pudieran acomodarlos  y exhibirlos usando las viejas bateas de LP) se incluyó una tarjeta de «Rock The Vote». Se trataba de una iniciativa para impulsar a los jóvenes a la participación política que perseguía la aprobación de la «Motor Voter Bill», proyecto que promovía la inscripción de personas al padrón electoral al momento de hacer un trámite municipal, como sacar una licencia para conducir (en Estados Unidos las elecciones no son obligatorias y el registro motivaba a los ciudadanos a votar). 

 

Como consecuencia de este plan, miles de chicos enviaron sus solicitudes para que se apruebe la propuesta, lo que impulsó una mayor concurrencia a las urnas. En 2014, el influyente programa de radio 99% Invisible consideró Out of Time como “el disco políticamente más significativo de la historia” de su país. 


La reedición que se anuncia para noviembre incluirá el álbum completo, más un segundo disco con demos de la grabación y diferentes tomas de sus canciones que nunca fueron publicadas. Al menos a la Argentina llegará en formato CD doble. Incluirá notas internas, entrevistas a los miembros de la banda y la explicación del particular y excitante contexto musical en el que lanzó el disco: el año en que, por ejemplo, Nirvana, Guns N´Roses y LL Cool J dominaban los charts. 

 

Ya sea con la original, o con esta próxima versión, 25 años después Out of Time sigue sonando fresco y longevo, nostálgico y presente a la vez. Fuera de tiempo.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter