19 NOV 2016

Rock del País 2016 comienza a transitar su final

Reflexiones de un ciclo que es mucho más que un programa
1482

Por Milagros Manzano

Rock del País no es un simple programa de televisión donde concursan bandas de rock. Aspira, apunta y llega, mucho más lejos. Partiendo de la intención de su creador, el Bebe Contepomi, la competencia es una mera excusa. La búsqueda apunta a la difusión, a la oportunidad y a la masividad como reconocimiento al talento.

Este año el formato buscó modificaciones. Adaptaciones, en realidad, porque en muchos aspectos el programa quedaba chico. Los padrinos, por ejemplo, merecían mas espacio. En la primera edición se demostró que las bandas que participaban capitalizaban sus devoluciones y eran un valor agregado fundamental. Entonces, este año ya no fueron 3 integrantes, sino 5. Uno más alejado en estilo y trayectoria que el otro pero, a la vez, complemento perfecto.
 
La palabra rock también empezó a estirarse, hasta tocar lo profundo del hard, los vértices del hip hop, el inicio del blues, el nuevo pop adolescente, el rock duro y hasta estilos cinematográficos que aún buscan definirse. El escenario creció de la misma forma. El territorio pasó a ser 100% de las bandas y los padrinos se ubicaron en el legítimo lugar del espectador. No solo frente a los participantes sino debajo del escenario, como la humildad de los grandes lo pide.
 
Desde ahí y a riesgo de ser rechazados, hicieron sus devoluciones. Y aparecieron esos golpes bajos que sólo los rockeros pueden dar. Se escuchó un “son demasiado grandes para estar acá”, y hasta un “no podés venir así vestido”. Y entonces la incomodidad y el enojo fueron parte del show. Asi como ocurre en el rock. Esto fortaleció al programa, porque el talento y el acierto también tuvieron reconocimiento. En ese contexto de firmeza, el elogio valió doble.
 
Hoy empiezan las finales. Y dando aún más evidencia de la búsqueda ecléctica del programa y sin haberlo previsto, Rock del País 2016 se despide mirando a todos los públicos. Las bandas que cierran el ciclo la conforman niños rockeros con caminos ya marcados, adolescentes enérgicos que miran la tv con recelo pero la viven, jóvenes músicos con propuestas actorales, bandas representantes de la sensibilidad y la humildad, familias en búsqueda de un sueño conjunto y hasta amigos de barrio para los que la música es un gran disfrute y punto de unión. Estas son algunas de las características que hacen a los 9 grupos finalistas. Y por ende, a Rock del país también.
 
Termina un programa de tv, pero queda el encuentro entre el que sueña y el que llegó. Es el fin del concurso, pero es el inicio del reconocimiento masivo al talento, al esfuerzo y a la música nacional.
 
Este sábado 19 de diciembre se emite la primera semifinal. Se enfrentan Fulgura, Nokreo Experimento, Yucca, Terrible y Freak Out. El sábado 24 será la segunda, con Vinilo Key, Coulrofobia, Anexo y Lo Funebrero. Por último, el sábado 3 de Diciembre, se jugará la final del ciclo. 
 
Que gane el mejor. Si es que lo hay.

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter