12 AGO 2016

Television: Mi Buenos Aires querido

Antes de su show, el guitarrista Jimmy Rip habla del futuro de la banda, Spinetta y el amor por la Argentina, su lugar en el mundo.
1046
Por Maxi Poter

Desde hace más de cinco años las calles de Buenos Aires y su “no sé qué” sedujeron a Jimmy Rip para radicarse acá, muy al sur de su Nueva York natal. El músico, que trabajó con leyendas como Mick Jagger y Jerry Lee Lewis, llegó por primera vez al país a finales de los años 90, de la mano Juanse, quien lo convocó para trabajar en su debut solista, "Expreso Bongo".

 

Varios años después, regresó para ya quedarse como un vecino más y ser parte de la escena local. Aquí colaboró con Ciro, Guasones y La 25 y formó su banda, Jimmy Ripp and The Trip, que acaba de editar el álbum "Blues Life" y se estará presentando en The Roxy el próximo 22 de septiembre.

 

Pero antes, este sábado 13 de agosto, subirá al escenario del Teatro Vorterix como parte de Television, mítica banda a la que se sumó en 2007 en reemplazo del guitarrista Richard Loyd. “Esta vez haremos más canciones, desde "Marquee Moon" hasta la actualidad. Y siempre tocamos nuevos temas en cada show. Así que creo que todos van a estar felices”, adelanta Rip a Generación B. Mientras, seguimos esperando un nuevo álbum que el vocalista Tom Verlaine parece que nunca quiere terminar.

 

-Bueno, empecemos por lo que todos queremos saber: ¿Se viene o no se viene el nuevo disco de Television? ¿Todavía siguen las cintas con el nuevo material esperando que Tom vaya al estudio a ponerles voz?

 

-Como siempre, completar el nuevo disco depende de Tom. Pero esperamos terminarlo este año. 

 

-¿Qué fue lo que hizo que te acarenciaras con la Argentina como para radicarte acá? Tiene que haber mucho más que ese “espíritu único de rocanrol que hay en país”, que solés mencionar en las entrevistas,  como para haber decidido instalarte…

 

-Creo que la gente siempre subestima las buenas cosas que hay en el lugar donde vive. Ese “espíritu” del que hablo todo el tiempo es, tristemente, algo muy raro en el mundo de hoy. Los argentinos ven a los Estados Unidos como  “el” país del rock and roll. Pero, en realidad, piensan en un lugar que existió hace treinta años. No es así ahora. Estoy acá porque la música es algo que respira y vive, y ese es un lugar en el que quiero estar.

 

-¿En serio pensás que en Nueva York o Londres no hay más pibes entusiasmados con la música, formando bandas? Esas ciudades siguen siendo las capitales de la música, y muchos argentinos te dirían que acá “no pasa nada”, que hace décadas que no salen “grandes artistas como los de antes”…

 

-Quizás debés estar hablando con gente vieja, ja, ja, ja. Escuché un montón de música genial de acá de bandas jóvenes. Acabo de terminar la producción del nuevo álbum de Utopians y, sin ser exactamente nuevos, hicieron un disco excelente que puede pararse delante de música vieja. La gente siempre siente que la música de antes era la mejor, pero hubo y hay buenas y malas bandas en cada era, incluso en esta. Es que tendemos a recordar solo las grandes cosas.

 

-Dijiste que Luis Alberto Spinetta debería ser tan famoso como Stevie Wonder o los Beatles… 

 

-Es muy difícil para cualquier persona de cualquier país igualar la combinación de lírica, destreza con la guitarra y canto que tenía el Flaco. Fue un tipo original y único en su clase. 

 

-¿No aprovechaste la reciente visita de los Stones para ir a verlos o retomar contacto con Mick Jagger? ¿Qué te gustaría hacer con él si tuvieran la oportunidad de volver a trabajar juntos?

 

-No hay guitarrista en el mundo al que no le gustaría tocar con Mick. Yo tuve la suerte de ser una de las únicas seis personas que hicieron las cosas que hicimos y, por supuesto, me encantaría poder volver a hacerlo.

 

-Hace poco, Is This It de The Strokes cumplió quince años. Todos dicen que son un álbum y una banda que le deben mucho a Television…

 

-Me gusta ese disco y, sí: escucho por qué la gente los compara con Television. Pero la lista de bandas que tomaron “prestado” de Tom y Marquee Moon es muy, muy larga. Ya sabés el dicho: “Siempre robales a los mejores”, ja, ja, ja.

 

-¿Te acordás qué hiciste con el primer dinero que ganaste como músico?

 

-Tenía 12 años y gané 25 dólares. Creo que me compré un pedal Wah-wah y una caja de distorsión. ¡Es lo mismo que sigo haciendo hoy con la plata: no cambió nada! Ja, ja, ja.

 

-Trabajaste con enormes estrellas, pero ¿cuál fue el trabajo más raro que hiciste, ya sea como sesionista o como productor? Si uno pasa por tu Wikipedia, aparece haber tocado con la banda tecno pop alemana Alphaville. Eso es muy extraño… 

 

-Lo del disco de Alphaville suele aparecer mucho en las entrevistas. Honestamente, no tengo memoria de haberlo hecho porque fue en un período de mi vida en el que estaba grabando con gente diferente todos los días. Mmhh… No recuerdo nada extraño. Una vez toqué con un cantante universitario en un bar de vino y quesos, y parece que fue algo tan ofensivo que el público nos terminó tirando todo el queso. Fue muy gracioso, pero algunos pedazos me dolieron mucho, eh.

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter