06 NOV 2015

The Beatles lanza "1" y "1+" con sus videos restaurados

Cómo es la colección completa de clips de la banda más famosa de todos los tiempos
1182
Por Sebastián Grandi

por Sebastián Grandi

 

Cualquier compilación de temas de The Beatles es injusta. Siempre hay algo bueno que termina quedando afuera. En “1”, ese disco de tapa roja que se editó en 2000 se hizo una selección, digamos, científica: eligieron 27 temas que llegaron a la cima de los rankings de los Estados Unidos y del Reino Unido entre 1962 y 1970. Esta vez los charts iban a hacer el trabajo de elegir cuáles serían parte de la compilación y cuáles no. Porque, digámoslo, armar una lista de los mejores temas de los Beatles puede ser un debate que no termina nunca. 

 

El caso es que esa edición fue otro éxito comercial y que ahora, 15 años después, vuelve a las bateas. Y lo hará a tono con el resto de la discografía oficial de los Fab Four: con sonido remasterizado. Pero esta vez se le sumará otro contenido: los videos promocionales. A su manera, The Beatles también fueron pioneros en este rubro. Cuando estaban de gira mandaban a la televisión videos con las canciones que estaban lanzando, como forma de estar presentes a la distancia. Y cuando dejaron de tocar en vivo, fue ésa la manera que encontraron para mantener el vínculo con su público más allá de los discos. 

 

Por lo tanto a la reedición de “1” se le suma “1+”, un DVD y Blue-Ray con los 27 videos de las canciones más exitosas de la banda de Liverpool. El material llega restaurado, luego de un complejo trabajo hecho sobre la imagen y sonido de las cintas originales. Una edición Deluxe de “1” y “1+” incluirá el resto de la videografía completa de la banda (50 clips en total), con muchas tomas pocas veces difundidas. 

 

 

Visto desde el siglo XXI -GeneraciónB.com tuvo la posibilidad de ver los videos antes de la publicación- esas largas jornadas donde los cuatro beatles rodaban los clips de sus canciones tienen mucho de arte, de experimentación y hasta de surrealismo. Solo el 23 de noviembre de 1965, por ejemplo,  grabaron 10 videos promocionales en los Twickenham Studios, a las afueras de Londres. Por lo tanto en los cortes finales no dejan de aparecer las bromas, los juegos y hasta las risas a la cámara tan típicas del humor de la banda. Esas complicidades se ven, ahora más claramente gracias a la restauración, incluso en sus últimas apariciones como en el famoso concierto de la terraza de las oficinas de Apple de 1969.  

 

A medida que la música de la banda se hace más compleja, los videos acompañan ese desarrollo. Con las técnicas audiovisuales de la época, exploran la psicodelia y la creatividad en argumentos delirantes donde el valor pasa a ser poder ver sus caras (muchos de los videos con tomas en exteriores fueron grabados en invierno, de manera que esas caras suelen ser de frío la mayoría de las veces), sus actuaciones y sus juegos. El poder de The Beatles sigue vigente en la pantalla: uno quiere ver más, siempre queda magnetizado con sus apariciones. 

 

 

Se sabe que los cuatro eran amantes del cine y que se fueron mezclando con los artistas de la época. No sólo encabezaron una revolución cultural, sino que se nutrían de ella. Así fue que aceptaron las más diversas propuestas de directores y fotógrafos, expandiendo en el campo audiovisual las fronteras de su creatividad. La idea nueva era lo que los motivaba. Es lo que se aprecia en estas restauraciones. Aún en los clips en que se muestran trabajando, creando o grabando, hay destellos de locura y diferencia. Parecen ser plenamente conscientes del tamaño de la obra que están dejando y hasta se ponen al frente, como en el famoso clip de “A Day in the Life”, de la orquesta que une los temas de John Lennon y Paul McCartney para el cierre del disco “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band” de 1967. 


En resumen, la imponente suma de 27 videos de “1” o 50 del total de la videografía restaurada es una buena noticia, aún cuando hayamos visto gran parte de ese material una infinidad de veces, cuando conozcamos de memoria las caras de Ringo o las ironías de George Harrison. Siempre se ve como si fuese la primera vez, como cuando nos deslumbraron para siempre. 

 

 


Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter