07 DIC 2016

Valerio Rinaldi: entre la Argentina, Nueva York y París

El cantante y guitarrista está presentando su disco "30"
655
Por Carlos Iogna Prat
Valerio Rinaldi cuenta con una larga trayectoria dentro de la música. Desde sus comienzos en los '80, el artista pasó por distintos proyectos y publicó como solista. Su último disco "30 años" es un recorrido que recopila temas de sus primeras bandas (Trilogy y Extra) más su etapa solista y actual junto a Los Extravagantes.

Son 18 tracks que sintetizan su estilo: pop radial, elegantes arreglos de guitarra, estribillos contagiosos que explotan y letras pop con actitud rockera. El 10 de diciembre, el público va a poder disfrutar de esos temas en vivo en La Cigale. "Este fue un año muy especial. Estoy cumpliendo 30 años con la música, eterna aliada y compañera de aventuras. A medida que se acerca la fecha, me voy sintiendo un poco nostalgioso. También un poco inquieto, pensando en lo que vendrá", le contó el cantante y guitarrista a Generación B.

-¿Qué nos podés adelantar del show?

-Va a ser muy variado. Voy a tocar algunos temas solo, en formato acústico y me van a acompañar Los Rinaldinhos (banda fantasma que debutó en Niceto en octubre de este año) integrada por mis dos hijos (Maia y Timoteo), mi ahijada Juana y mi sobrino Dionisio. También vuelvo a mi primer amor, Trilogy, la banda que fundamos en 1986 junto a Mariano Insaurralde y Gabriel Sanez.

-"30 años" (XXX) es un disco recopilatorio, ¿cómo nació la idea y la selección de temas?

-Es un autotributo. "Exzentrica", el sello del que soy artista, me hizo ver que en 2016 cumplía 30 años de carrera, y nos pareció que sería una buena idea editar un disco de grandes éxitos pero que a la vez recorre desde el comienzo mis canciones más emblemáticas. Así, El track list tiene un orden cronológico: empezamos con Shout, un tema oscuro de “Trilogy” que data 1986, y llegamos hasta 2016, con Ave Fénix, un tema nuevo que refleja la actualidad de mi música, y mi primera canción navideña llamada Bienvenida Navidad.




-Son muchos años de carrera, ¿cómo podés definir tus canciones?

-Mi música fue atravesando diferentes humores: en los 80, mis comienzos fueron dentro del dark. En los 90, a fuerza de secuenciadores y samplers, fui sónico y electrónico. En el nuevo siglo, me tranquilicé un poco y apunté más que nada a escribir letras basadas en vivencias personales, y actualmente creo que estoy fusionando toda la música que escuché en mi vida (desde Pink Floyd a Hot Chip) y tratando de componer la canción perfecta.

-¿Cómo se produjo tu llegada a la música?

-Mis padres me incentivaron a full cuando era niño: estudiaba guitarra, flauta y había piano en mi casa. Así que no fue nada difícil intentar un poco de todo. Luego tomé clases de armonía y audioperceptiva con Juan Carlos Cirigliano, increíble maestro de jazz, que me mostró una faceta de la música que ignoraba por completo. Yo solo escuchaba a Charly Garcia y Soda Stereo. Cuando le dije eso, me sugirió: “Tomá, lee estos apuntes y en un par de meses volvemos a hablar”.

-¿Cuáles son tus influencias musicales?

-Soda Stereo, Virus, Depeche Mode y David Bowie, aunque también admiro a Carlos Gardel y a Rufus Wainwright.

-"Trilogy" fue una de tus primeras experiencias, ¿cómo la recordás?

-Con mucha ilusión. Tenía 20 años y ensayaba todos los días. Fueron los primeros pasos en el indefinible mundo de la música. Atravesamos los dorados 80 con mucha actitud y nervio. Llegamos a telonear a Fricción, en uno de los primeros concursos de bandas, que se hizo en Palladium, nada más y nada menos que con Charly y Cerati como invitados.

-Le dedicaste un tema a Federico Moura, ¿cómo surgió la idea?

-No lo conocí en persona, pero sí fui muy fan de Virus. Era de esos pibes que hacían cola en el teatro Opera para comprar una entrada en primera fila apenas salían a la venta. Como también soy muy fan de David Bowie, creo que encontré en Federico Moura una versión criolla del glamour y la estética que transmitía –y transmite- Bowie.





-En cuanto al tema en sí, la verdad es que ni siquiera me propuse escribirlo; simplemente corría 1995 y estaba viajando en bondi cuando inevitablemente vinieron a mí diferentes títulos de las canciones y discos de los Virus, y algo me dijo que tenía que encontrar la forma de llevarlo a una canción. Lo cierto es que Moura sí era un adelantado y por eso es que Virus fue tan resistido en sus comienzos.

-También hiciste una versión de "Cuando pase el temblor"

-Es que Soda marcó una época, un siglo, es nuestra nueva música clásica. Con Los Extravagantes grabamos una versión muy intensa, más new wave, pero manteniendo el tempo del carnavalito que hizo Cerati. Funciona muy bien en vivo, aunque a veces también hago una versión acústica más tranca.





-¿Qué significó tocar en el exterior, en importantes escenarios de Nueva York y Francia?

-Lo vivo como una gran paradoja: tengo muy claro que no soy un artista mainstream, y esos escenarios generalmente los ocupan músicos populares que tienen la dicha de girar por el mundo. En mi caso, a partir del apoyo de la cervecería Quilmes y a un gran deseo por conocer el mundo, lentamente fui asistiendo a festivales de música, en donde me recibieron con mucho respeto y se fueron abriendo puertas para tocar en vivo. Justamente, a finales de enero de 2017 voy a estar tocando nuevamente en Nueva York y en Washington DC, donde voy a seguir presentando mi disco “XXX-30 Años”. Y también espero volver a París.

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter